El hambre es una emoción muy real, dice la ciencia

Esta es la causa de que estés imposible cuando no comes…

Estar irritable o enfadado porque tienes hambre –o sea porque estás hambriento- es algo muy real, según los científicos. Podría considerarse como algo exagerado y hasta melodramático, pero un nuevo estudio asegura que no: que el enfado es una emoción muy real.

Joven sentado a la mesa, muy enfadado, con lo cubiertos en las manos

Está relacionado con la disminución súbita de los niveles de glucosa en la sangre, lo que se llama hipoglucemia. Para los investigadores, esto es lo que causaría en enfado al tener hambre.

“La evidencia mostró que los cambios en los niveles de glucosa tienen efectos determinantes en el estado de ánimo”, aseveró el doctor Francisco Leri, de la Universidad de Guelph, en Canadá. “En un principio fui muy escéptico con la gente que afirmaba sentirse muy irritada cuando no comía, pero ahora me lo creo”.

Artículo Relacionado
Hipoglucemia (bajada de azúcar) en personas sin diabetes

Se produce cuando la concentración de azúcar en sangre disminuye por debajo de ciertos límites.

"La bajada del azúcar es un agente estresante muy potente", afirmó en el comunicado de prensa.

Para el estudio, los investigadores inyectaron a las cobayas un bloqueante de la glucosa, lo que les causó hipoglucemia, y se les introdujo en un recinto aparte. En otra ocasión, se les inyectó agua y se les colocó en un segundo recinto.

Cuando los ratones tuvieron ocasión de elegir en cuál de los dos entrar, todos evitaron el recinto en que habían tenido la bajada de glucosa. “Esta conducta de rechazo constituye una expresión de estrés y ansiedad; los animales evitaban ese recinto porque allí habían sufrido la experiencia estresante, y no querían que se repitiera”, dijo Leri.

Los análisis de sangre efectuados después de la bajada de glucosa también mostraron más cortisol, la hormona del estrés. Los animales se mostraban más perezosos, pero cuando se les suministró un antidepresivo común, su conducta volvió a la normalidad.

“El que actuaran con total normalidad es interesante, porque en realidad sus músculos aún no habían recibido la glucosa”, concluyó Leri.

Los experimentos con ratones no siempre son aplicables a los seres humanos, pero cabe pensar que aquí está la causa de que te pongas de un humor de perros cuando tienes hambre...

Publicidad

Artículo Relacionado
.

¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales