Qué son los triglicéridos

Por qué es importante mantenerlos a raya

En cualquier análisis rutinario de sangre, aparece normalmente un importante apartado: el perfil lipídico, o perfil de lípidos, o metabolismo lipídico (también puede aparecer dentro de la bioquímica del plasma). En ese apartado está el valor del colesterol, que es bien conocido por constituir uno de los factores clave del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Y también hay otro valor: el de los triglicéridos.

Diversos productos lácteos

Qué son los triglicéridos

Los triglicéridos son un tipo de grasa: en realidad, el tipo de grasa más común del cuerpo. Proceden de la ingestión de alimentos ricos en grasa, pero también de un exceso de calorías: si se ingieren más calorías de las que necesita el cuerpo, el organismo las transforma en grasa y las almacena. A medida que el cuerpo necesita energía (o sea, calorías), se liberan los triglicéridos, que pasan a la sangre (que es el medio de transporte de la energía a las células), y que se vale de unas proteínas, las lipoproteínas, para transportarlos. El valor de los triglicéridos del análisis es la cantidad de ellos que hay en la sangre.

Por qué deben estar controlados

Por dos razones fundamentales. Una, porque contribuyen a aumentar el riesgo de padecer trastornos cardiovasculares. El riesgo es independiente del que pueda conllevar un valor alto de colesterol. O sea, que se puede tener un riesgo alto aun teniendo bajo el colesterol.

Y dos, porque si se tienen cifras muy altas, se puede producir una pancreatitis aguda (una inflamación del páncreas) que puede ser muy grave, pudiendo incluso llegar a la muerte del paciente.

Los valores altos de triglicéridos también pueden indicar diabetes tipo 2, bajos niveles de hormonas tiroideas -hipotiroidismo- y trastornos renales o hepáticos. Algunos medicamentos, como los betabloqueantes, los estrógenos o los diuréticos pueden también elevar el nivel.

Artículo Relacionado
Colesterol elevado (hipercolesterolemia)

El nivel de colesterol en sangre depende, en parte, de la cantidad y el tipo de grasas que se tomen, pero principalmente procede del propio organismo.

Los valores adecuados

El valor de los triglicéridos se mide habitualmente en miligramos por decilitro (mg/dL) y se considera:

  • Normal, por debajo de 150 mg/dL
  • Límite alto, entre 150 y 199 mg/dL
  • Alto, entre 200 y 499 mg/dL
  • Muy alto, 500 o más mg/dL

Cómo se controlan

Hay varias cosas que puedes hacer para controlar los triglicéridos, y afectan fundamentalmente al estilo de vida.

  • Adelgaza, si tienes exceso de peso o –con mayor razón– si eres obeso. Además de contribuir a su descenso, mantener un peso saludable tendrá toda una multitud de beneficios para tu salud.
  • Como consecuencia, baja el consumo de calorías. Ya hemos explicado que si ingieres más de las que quemas, los triglicéridos se almacenan en el cuerpo, con las consecuencias descritas.
  • Reduce los azúcares refinados y los hidratos de carbono de absorción rápida: pasteles, pastas, pan blanco. Los hidratos de carbono pueden elevar el nivel de triglicéridos.
  • No fumes. Está comprobado que fumar aumenta el riesgo de hipertrigliceridemia. Además, el tabaco es la principal causa de enfermedades cardiovasculares.
  • Limita el alcohol. El alcohol aporta muchas calorías y, además, se metaboliza en forma de azúcar.
  • Elige grasas saludables: suprime las saturadas (de origen animal) y opta por el aceite de oliva o de girasol y la contenida en los pescados grasos (salmón, trucha, sardinas), que aportan ácidos grasos Omega-3, que te ayudarán además con el colesterol.
  • Haz ejercicio. Quemarás más calorías, lo que por un lado te ayudará a adelgazar y de otra parte evitarás el exceso de triglicéridos en sangre.

Si con estos cambios en tu estilo de vida no consiguieras mantenerlos a raya, existen medicamentos para ayudarte: el gemfibrozilo, los fibratos y la niacina (esta última en desuso). Las estatinas (los medicamentos más usados para el control del colesterol) también los hacen bajar, aunque en pequeña medida.. Pero deberá ser tu médico quien te proponga el tratamiento adecuado en tu caso.

Publicidad

Artículo Relacionado
Colesterol: cómo bajarlo en 5 pasos

Los niveles elevados de colesterol son la principal de causa de infartos y crisis cardíacas, pero existen diversas formas de prevenirlo.

.

¿Le ha parecido interesante?

4 votos, media: 4.50 sobre 5

Comparta en Redes Sociales