Cómo evitar el exceso de cera en los oídos

La acumulación de cerumen en el oído puede ser muy molesta...

Si notas que la audición disminuye y notas que los oídos comienzan a bloquearse o incluso te duelen, es posible que tengas una acumulación de cerumen. El exceso de cerumen se puede tratar con facilidad, pero si es un problema recurrente, vale la pena adoptar un método de prevención en la rutina diaria.

Qué es la cera de los oídos

La cera de los oídos, o cerumen, es una sustancia amarillenta que se produce en las glándulas de las orejas para proteger los oídos frente a daños e infecciones. La pilosidad (pelos diminutos) del interior del conducto auditivo, junto con la cera, ayudan a mantener limpio el conducto, atrapando el polvo y otras partículas. En circunstancias normales, el sonido puede pasar libremente a lo largo de él.

Acercando un otoscopio al oído de una paciente

La cera también proporciona una capa protectora del conducto auditivo, que actúa como un repelente del agua. No suele ser perceptible; se mueve lentamente hacia afuera de las orejas, arrastrando consigo la suciedad y el polvo atrapados y puede salir de las orejas mientras duermes o cuando te lavas el pelo.

Por qué se forma la cera

En algunos casos, el cerumen se produce naturalmente a un ritmo más rápido de lo normal, lo que produce una acumulación excesiva de cerumen.

La cera en el oído también puede acumularse y causar problemas si tienes conductos auditivos estrechos o si forman un ángulo que frena el paso natural de la cera a través del mismo.

El uso de tapones para los oídos o de audífonos puede empujar la cera hacia el conducto auditivo y hacer que se acumule. La cera también puede secarse con la edad, lo que puede causar un impacto en los canales del oído.

Artículo Relacionado
5 preguntas que me hacen los pacientes resfriados

Las cinco dudas más frecuentes entre los pacientes resfriados

Síntomas de acumulación de cerumen

A veces, la acumulación de cera en los oídos no produce síntomas. Si el conducto se ve afectado, el síntoma más común es la pérdida de audición. Otros síntomas de exceso de cerumen son:

  • Malestar: una sensación de plenitud en el oído
  • Dolor de oído
  • Tinnitus (o acúfenos): zumbidos en el oído
  • Sensación de bloqueo en el oído
  • Comezón en las orejas
  • Secreción cerosa y amarilla de los oídos; esto es más común en niños que en adultos
  • Mareos.

Cómo eliminar el exceso de cerumen

Gotas

La cera se puede tratar fácilmente con gotas para los oídos disponibles en la farmacia. Su acción es aflojar y suavizar la cera, por lo que es más fácil de eliminar. Las gotas que contienen bicarbonato de sodio o cloruro de sodio también pueden ayudar a aflojar la cera.

Las gotas para los oídos que contienen urea y peróxido de hidrógeno también están disponibles en la farmacia. Funcionan descomponiendo la cera en trozos más pequeños, lo que facilita su extracción. Se pueden usar en combinación con un dispositivo de jeringa que limpiará el oído.

Aceite de oliva

Las gotas para el oído con aceite de oliva a menudo se utilizan como el primer tratamiento para la cera. Cuando se coloca en la oreja, el aceite de oliva empapa la cera endurecida y la suaviza, lo que facilita el flujo en el conducto auditivo. Las gotas para el oído de aceite de oliva deben usarse tres o cuatro veces al día durante al menos cinco días para suavizar y ayudar a eliminar la cera.

Microsucción

La microsucción del cerumen se vale de un pequeño tubo que se introduce en el conducto y aspira suavemente, limpiando el oído, y es más cómoda que la irrigación y la jeringa. No es necesario usar gotas para los oídos para ablandar la cera antes del tratamiento, que debe hacer un otorrino.

Irrigaciones

Si el exceso de cerumen persiste, puede considerarse la irrigación del oído. Esto implica que un profesional experto enjuague la oreja con un chorro de agua tibia a una presión moderada, lo que suaviza y desaloja la cera del oído. Las gotas para los oídos para ablandar la cera deben usarse el tiempo recomendado antes de la irrigación.

Publicidad

Artículo Relacionado
Otalgia (dolor de oídos)

El dolor de oídos tiene varias posibles causas.

Qué no debe hacerse

Agua a presión

La aplicación de jeringas para orejas consiste en utilizar una jeringa de metal e introducir agua tibia a presión, que teóricamente arrastraría la será al salir afuera. Esta opción no se recomienda, porque tiene ciertos riesgos y el sistema de irrigación del oído es más efectivo y seguro.

Palitos (bastoncillos) de algodón

La cera de los oídos nunca debe quitarse con palitos de algodón o introduciendo algo en el oído.

Usar los populares palitos de algodón, las uñas u otros objetos para limpiar el delicado y sensible canal auditivo puede aumentar el riesgo de dañar el oído además de empujar la cera hacia el interior del mismo.

Velas

Tampoco se recomienda el uso de velas en los oídos, ya que no hay evidencia que demuestre que este método es efectivo, sin contar las posibilidades reales de quemaduras potencialmente serias.

Cómo prevenir la acumulación de cerumen

La cera juega un papel esencial en el mantenimiento de los conductos auditivos.

Si tienes problemas recurrentes de cerumen, puede usar regularmente el aceite de oliva o el bicarbonato de sodio, que puede ser diario, semanal o quincenal, según la cantidad de cerumen que estés produciendo.

Cuándo acudir al médico

Si los siguientes síntomas persisten, pide cita con tu médico de familia que, eventualmente, te derivará al especialista (otorrinolaringólogo):

  • Si tienes un dolor de oído persistente que no mejora después de usar gotas para eliminar el cerumen.
  • Tienes fiebre y dolor de oído, síntomas de una posible infección en los oídos.
  • Si tienes alguna secreción anómala por los oídos o notas alguna hinchazón alrededor de la oreja.
  • Si experimentas sordera, mareos o fuertes dolores de cabeza.
Artículo Relacionado
Presbiacusia

Se produce a medida que se envejece y es un proceso normal.

.

¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales