6 trucos para mejorar tu flexibilidad

Prueba estos movimientos simples para relajar los músculos y mantener la flexibilidad

La flexibilidad es un componente vital del fitness pero a menudo tiende a olvidarse. El mantenimiento de los músculos es importante para llevar a cabo la actividad diaria más fácilmente, además de que prevendrá problemas como el dolor de espalda y el agarrotamiento de las articulaciones.

Hay muchas formas de mejorar la flexibilidad, desde estiramientos que puedes incorporar a una rutina fácil de seguir en casa hasta sesiones más estructuradas, como una clase de yoga.

Mujer joven haciendo pilates en casa

Entre los ejercicios que puedes hacer en casa están:

1. El yoga

El yoga está a la cabeza en lo referente a flexibilidad. Cualquiera que sea el objetivo, siempre hay algo de yoga al alcance de todos. Estilos de yoga como Yin o Hatha Yoga pueden ser un buen punto de partida si buscas flexibilidad.

El Yin yoga enfatiza los elongamientos, la respiración y generalmente sin enrollamientos.

2. Que tu calentamiento sea dinámico

No calentar es un grave error en lo tocante a la flexibilidad. No sólo incrementa el riesgo de lesiones, sino que es una manera real de mejorarla.

Lo ideal es que incluya movimientos que afecten a muchos grupos de músculos, como embestidas multidireccionales, puentes con extensión de un brazo y saltos con elevación máxima de las rodillas. Todo ello mejorará la movilidad tanto durante el ejercicio como después de hacerlo.

3. Varía los estiramientos

Los estiramientos, tanto dinámicos como estáticos influyen en la flexibilidad. Mantener la posición estática mejora la amplitud del movimiento de la articulación, pero es mejor dejarla para después del ejercicio, cuando los músculos están calientes.

Es conveniente incluir estiramientos dinámicos. Rotaciones lumbares, levantamientos de rodillas hasta el torso, y movimientos circulares de los brazos te ayudarán a mejorar la flexibilidad para abordar la sesión de ejercicios.

4. Baila

El calentamiento extensivo habitual de las clases de baile mejora drásticamente la flexibilidad. Y el baile pone en marcha tanto músculos como articulaciones de muchas formas diferentes con los diversos movimientos y también contribuyen a la flexibilización de los músculos.

El zumba es quizá el baile más conveniente: los movimientos de los hombros y las rotaciones de las caderas en que consiste harán maravillas con la flexibilidad.

Publicidad

5. El pilates

El principal objetivo del pilates es el core (la musculatura anteroposterior del tronco), pero movimientos como la sierra (saw), la el estiramiento de columna y la flexion desde sentado del tronco y cuello ayudan con la flexibilidad de todo el cuerpo, desde los adductores y las caderas hasta la parte superior de la espalda y la nuca.

El pilates se centra mucho en la postura, y eso previene la sobrecarga y el agarrotamiento muscular.

6. Tai chi

La 'meditación en movimiento', como se nombra a veces el Tai chi, no es solo un fantástico relajamiento sino que el suave movimiento continuo, la transición entre posturas y el lento calentamiento hace que el tai chi sea un método excelente para mejorar la flexibilidad.

Artículo Relacionado
8 maneras de incluir el ejercicio HIIT en tu vida diaria

Cómo puedes aprovechar ratos muertos para quemar calorías

.

¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales