4 cosas muy fáciles que te ayudarán con la digestión

Pueden reducir la hinchazón y el estreñimiento, y acelerar la digestión

1. Come algo amargo...

Las enzimas digestivas son fundamentales para la descomposición y absorción de la comida y los alimentos amargos y ácidos estimulan de forma natural los jugos digestivos. Prueba a empezar las comidas con cosas como una ensalada de hojas amargas de rúcula y espinacas con algo de zumo de limón. O bebe un vaso de agua con el zumo de medio limón media hora antes de comer, lo que pondrá en marcha los jugos digestivos.

Vientre de una mujer con unas píldoras formando una flecha

2. …Y especiado

¿Sabías que el jengibre es un perfecto antídoto contra la indigestión? Puede calmar un estómago revuelto y las náuseas, así como acelerar la digestión y reducir la hinchazón. Pero no vale un trozo de pastel de jengibre: debe tomarse en crudo, por ejemplo rallando la raíz en una ensalada o en una infusión, como un té, preparado con una rodaja de la raíz y dejándola cinco minutos antes de beberla.

Las semillas de hinojo son también de gran ayuda en la digestión; se usan desde tiempo inmemorial en las cocinas chinas, indias y varios medicamentos las incluyen. Contienen compuestos que relajan los músculos del tracto digestivo, reduciendo la hinchazón e igualmente acelerando la digestión. Pueden infundirse como un té o un poleo, e incluso hay quien las masca, como un chicle, después de una comida pesada.

Artículo Relacionado
9 cosas sencillas para reducir la hinchazón de estómago

Estrategias para disminuir la sensación de hinchazón

3. Muévete un poco

Si te muestras perezoso, la digestión también lo será. Algo de ejercicio mejorará la motilidad intestinal (y regulará las visitas al cuarto de baño) pues estimula las contracciones de los músculos intestinales, ayudando a mover los alimentos más rítmicamente en el intestino.

No debes caer en la tentación del sofá, después de la cena. Un tranquilo paseo es lo que el intestino más te agradecerá.

4. Mantente hidratado

El agua es igualmente esencial para que la digestión vaya sobre ruedas. Si no bebes la suficiente, el cuerpo la obtendrá quitándosela a los restos de la digestión (las heces), endureciéndolas y dificultando su avance y posterior eliminación: el estreñimiento.

El agua es también necesaria para producir los jugos digestivos que descomponen los alimentos, y su falta puede producir diversos problemas, desde gases e hinchazón a náuseas. A estas alturas probablemente ya sabes que debes beber al menos dos litros diarios: ¡no lo olvides!

Publicidad

Artículo Relacionado
10 cosas que debe saber sobre el intestino

El microbioma está actualmente en el candelero porque juega un papel mucho más allá de una buena digestión.

.

¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales