Zumbido de oídos (tinnitus)

Pregunta

Hace más o menos un mes mi madre empezó a tener zumbido de oídos y le diagnosticaron tapones, aunque luego resultó que no tenía. Fuimos al otorrino y le dijo que tenía mal las cervicales; querría saber si este zumbido se quita o si sería bueno darse masajes.

Respuesta

Estimada señora, muchas gracias por la confianza que deposita en nuestro servicio de NetDoctor.

El zumbido de oídos, que los médicos llamamos tinnitus, es un trastorno bastante común pero que, aun hoy, no comprendemos bien del todo. Afecta más a los hombres que a las mujeres y aparece con mayor frecuencia a medida que envejecemos. A menudo se asocia con pérdida de la agudeza auditiva, aunque no siempre.

Aunque muchos pacientes con zumbido de oídos creen tener un problema médico grave, afortunadamente la mayoría de las veces esto no es así. El tinnitus se ha clasificado en dos grandes grupos: subjetivo y objetivo. El zumbido de oídos subjetivo, el más frecuente y del que hablaremos a continuación, es la falsa percepción de un sonido, que los pacientes refieren como un pitido, un silbido, una vibración, el sonido que hace el grillo al cantar, etc., en ausencia de un estímulo acústico, es decir, el paciente oye o percibe un sonido de esas características que los demás no podemos oír.

Muchas personas presentan a lo largo de su vida episodios autolimitados de zumbidos de oídos que duran segundos o minutos o son transitorios y, a menudo, se asocian con la exposición a sonidos de gran intensidad (música a gran volumen, petardos, disparos próximos, ruidos producidos en el trabajo, etc.) o a medicamentos tan comunes como la aspirina. Se ha visto que del 10% al 14% de los adultos tienen zumbidos de oídos de forma prolongada o permanente.

Las causas de este problema son muy diversas: problemas de los propios oídos, como otitis, tapones de cerumen, enfermedad de Ménière (que causa también vértigo), presbiacusia o pérdida fisiológica de audición en los ancianos, u otras causas que producen pérdida de la audición; causas neurológicas como traumatismos craneales, neurinoma o tumor del nervio acústico, etc.; causas infecciosas del oído o procesos inflamatorios que afectan a la audición; medicamentos como los antiinflamatorios, de uso tan extendido, algunos antibióticos y diuréticos o fármacos usados para orinar, la aspirina antes mencionada, etc.; causas cardiovasculares como la hipertensión arterial y la insuficiencia cardiaca, etc.

Los efectos del tinnitus son fundamentalmente psicosociales, es decir, pueden afectar al paciente en su vida cotidiana y en su esfera psicológica. Por ello, además de una evaluación clínica del paciente que incluya un examen físico y algunas pruebas complementarias como análisis de sangre, audiometría u otras más sofisticadas según los hallazgos previos, es importante evaluar el efecto de los zumbidos de los oídos sobre la vida cotidiana de la persona que los sufre. Si son persistentes o muy molestos el paciente debería ser examinado por un especialista en otorrinolaringología.

Se ha constatado que el efecto del tinnitus es mayor en pacientes con inmovilidad física, en aquellos con trastornos del sueño y con dolor y en los pacientes deprimidos o irritables, en los aislados socialmente o con trastornos psiquiátricos. Tratar la causa subyacente puede reducir el efecto de los zumbidos aunque éstos no lleguen a desaparecer.

El curso clínico de este problema es que continúe sin cambios o que incluso aumente el ruido y disminuyan las molestias. Esto es así porque la mayoría de las personas que lo sufren aprenden a tolerar los zumbidos de los oídos.

Individualizar el tratamiento es la clave del manejo de estos pacientes. Actualmente no disponemos de ningún tratamiento que cure el trastorno, aunque diversos medicamentos pueden aliviarlo. No se ha demostrado la eficacia de masajes ni otras técnicas de fisioterapia en la columna cervical. En los casos más serios se han usado unos dispositivos similares a los audífonos que enmascaran los zumbidos, permitiendo que el paciente no los note de forma tan intensa. Muchos pacientes experimentan alivio cuando son evaluados por un profesional que les tranquiliza, les escucha y les comprende.

Aunque muchos pacientes tendrán que vivir mucho tiempo con sus zumbidos en los oídos, la mayoría terminan acostumbrándose y no les supone ningún serio problema para sus vidas cotidianas.

Cordialmente,
Dr. Salvador Pertusa Martínez.


¿Le ha parecido interesante?

87 votos, media: 4.01 sobre 5

Comparta en Redes Sociales