Yodo en el embarazo

Pregunta

Estoy embarazada de 7 semanas. Tomo ácido fólico desde 2 meses antes de quedar embarazada. En la primera consulta ginecológica me han indicado tomar un suplemento de yodo en forma de comprimidos Yoduk 200 microgramos,1 comprimido al día. Es mi segundo embarazo y en el anterior (mi primer hijo tiene tres años) no me lo habían indicado. No tengo ni he tenido problemas de tiroides y todavía no me he hecho ningún análisis de sangre. Mi ginecólogo me comentó que era como lo del ácido fólico, se da como prevención; en este caso el yodo parece ser que mejora el desarrollo intelectual. ¿Es un tratamiento habitual? ¿Es seguro tomarlo si haber hecho ningún análisis previo? Gracias por su atención y espero su respuesta.

Respuesta

Gracias ante todo por tu confianza en NetDoctor.

El yodo es un elemento necesario, indispensable para la salud humana. Su carencia supone un problema sanitario mundial que afecta al rendimiento y desarrollo de millones de niños.

La ingestión insuficiente de yodo con la dieta conduce a una producción deficiente de tiroxina, la hormona que fabrica la glándula del tiroides, necesaria para el crecimiento y desarrollo de todos los órganos, especialmente del cerebro y del sistema nervioso.

Todo déficit de yodo (leve, moderado o grave) en la madre durante el período de gestación tiene consecuencias negativas e irreversibles en el desarrollo cerebral del bebé, siendo la principal causa en el mundo de retraso mental y parálisis cerebral evitable. Incluso una deficiencia moderada de yodo en la madre se ha relacionado con un coeficiente intelectual disminuido en su hijo de 18 puntos.

La mayor parte del yodo se halla en los océanos y los únicos alimentos ricos en este elemento son el pescado, el marisco y las algas. Pero incluso en países con un consumo importante de estos alimentos la población puede tener carencia de yodo. Así, por ejemplo, los estudios realizados en España revelan una carencia de yodo leve-moderada generalizada.

Incluso con el consumo de sal yodada no se ha conseguido que la totalidad de la población alcance los índices de yodo recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Durante el embarazo y la lactancia la mujer debe tener un aporte diario de yodo de 250-300 microgramos. En muchas ocasiones la alimentación no es suficiente para cubrir las necesidades de yodo de la mujer embarazada, de tal forma que la única manera de garantizar el aporte adecuado es mediante la toma de un suplemento de yodo. Este suplemento debería empezar a tomarse unos meses antes del embarazo para asegurar que en las primeras semanas del desarrollo fetal, que es cuando se forma la corteza cerebral del niño, el organismo materno disponga de unas concentraciones adecuadas de este elemento.

Asímismo se recomienda seguir con la toma del suplemento durante la segunda mitad del embarazo, ya que en esta etapa el tiroides del feto comienza a sintetizar sus propias hormonas tiroideas, necesarias para que el cerebro en desarrollo siga formándose adecuadamente.

En la época de lactante la leche materna es la única fuente de yodo para el bebé por lo que se recomienda seguir con los suplementos maternos durante este período.

Mi consejo es que debes tomar el suplemento de yodo que te ha prescrito tu ginecólogo. No es necesario que te hagas ningún análisis de sangre previo.

Cordialmente,
Dra. Ana Palacios Marqués.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales