Vitíligo: tratamiento

Pregunta

¿Qué grado de probabilidad existe de un mayor desarrollo del supuestamente vitíligo en mi cuerpo, teniéndolo extendido en 10% y sin haber tomado ningún medicamento para su extinción?

Respuesta

El vitíligo o leucoderma es un proceso dermatológico en el que se va perdiendo el color de la piel, debido a que las células que producen el pigmento de la misma (la melanina) son destruidas, apareciendo las típicas manchas blancas que caracterizan esta enfermedad. La causa, aunque existen varias teorías, es desconocida.

Lo padece un 1% de la población mundial, sin existir diferencias en cuanto a sexo, raza o edad. Las áreas más afectadas suelen ser la cara, brazos y piernas y la región genital, localizándose en la zona de aparición durante años o, en ocasiones, extendiéndose rápidamente. Llega a afectar psicológicamente a quien lo padece, debido al carácter antiestético de la mayoría de las lesiones.

Hay que indicar que es una enfermedad benigna, constituyendo generalmente un problema estético, ya referido. De todas formas, un pequeño porcentaje de los pacientes puede padecer otras enfermedades, como problemas de tiroides, diabetes o anemia perniciosa, por lo que ante la sospecha es recomendable ser examinado por un médico. Sobre su pregunta concreta, el vitíligo se desarrolla en cada paciente de forma diferente, variando tanto el comienzo como su desarrollo, sin que se pueda predecir cuál va a ser la extensión del mismo. Sí que parece que se agrava con algunas enfermedades y con el estrés.

Últimamente se han desarrollado algunos procedimientos terapéuticos, siendo el más extendido el tratamiento denominado “PUVA”: toma de un psoraleno (medicamento que favorece la producción de melanina) y, posteriormente, exposición a radiación ultravioleta A.

Ésta debe hacerse en cabina e ir indicada por un dermatólogo, pues las cabinas para tratamientos estéticos no sirven para este fin. Otros medicamentos utilizados son cremas de cortisona o la toma de fenilalanina, ensayándose actualmente otras terapias como radiación B o enzimas.

Lo recomendable es acudir a un dermatólogo que recete una terapia individualizada para usted, pero el tratamiento es realmente difícil.

Cordialmente,
Dr. Sergio García Vicente


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales