Varicela: ¿vacuna sí o no?

Pregunta

Mi esposa y yo queremos ponerle a nuestra hija de 5 años la vacuna Varilrix. He leído las observaciones del prospecto y tengo miedo de los efectos secundarios graves: enfecalitis, ataxia... ¿Cuál es el porcentaje o probabilidad de que se produzca alguno de estos efectos secundarios graves?

Respuesta

Ante todo, debo indicarle que con la administración de todo medicamento se puede producir un efecto secundario. Siempre existe esa posibilidad, por mínima que sea. Pero si se prescriben, es porque su efecto beneficioso es mucho más amplio que los efectos secundarios que se puedan producir y aún mucho mayor que si los medicamentos no se tomasen.

Los estudios de reacciones adversas se intentan hacer en muestras de población adecuadas y cuando el medicamento, en este caso una vacuna, ya está comercializado, los médicos notifican aquellos problemas que puedan ser sospechosos de estar provocados por un medicamento. Así, y por los sistemas de farmacovigilancia, se llegan a retirar medicamentos del mercado, incluso años después del inicio de su venta.

Con todo ello, quiero indicarle que la varicela es una enfermedad infectocontagiosa causada por el virus de varicela zoster, muy común durante la infancia, en general benigna, altamente contagiosa y que se presenta con más frecuencia en invierno y en primavera.

Generalmente la infección es leve, pero cada año hay algunos casos en los cuales se pueden desarrollar complicaciones graves, como neumonitis, encefalitis o hepatitis, que requieren incluso hospitalización, por lo que se inició hace años la investigación para desarrollar una vacuna protectora contra este virus.

La eficacia actual de la vacuna se encuentra entre el 85 y el 95%. La recomendación para su aplicación es administrarla a niños mayores de un año; en los niños de hasta 12 años, una dosis única; por encima de 12 años, dos dosis, preservando un intervalo mínimo de un mes entre ambas aplicaciones. Esta vacuna tiene una alta efectividad para prevenir la varicela, proporcionando inmunidad a largo plazo, y está actualmente en estudio si es necesaria una dosis de refuerzo, como con otras vacunas.

De todas formas, puede haber un mínimo porcentaje de las personas vacunadas que enfermen a pesar de haber recibido la vacuna, pero en estos casos, el proceso es mucho más leve que en las personas que no han sido inmunizadas.

Sus efectos secundarios más frecuentes son en general, leves: fiebre y/o dolor e inflamación de la zona donde se inyectó. Sólo se han detectado casos muy infrecuentes de convulsiones, neumonía o reacciones alérgicas,

Como recomendaciones generales, no se aconseja administrar la vacuna si se es alérgico a la neomicina y la gelatina, si se toman corticoides y aspirina o derivados (por riesgo de desarrollar un síndrome de Reye, proceso que afecta al hígado), además de si se padece un proceso que haya debilitado el sistema inmunológico, como un cáncer o si se ha recibido una transfusión de sangre.

La vacuna Varivax permite la inmunización activa para prevenir la varicela en niños a partir de los 12 meses, presentando como mejor ventaja, sólo según algunos trabajos publicados, que produce unas defensas (anticuerpos) en cantidad superior a Varilrix, cuestión en controversia por las opiniones reflejadas por otros trabajos científicos, siendo semejante la tolerancia de ambas.

Con toda la información disponible, debe tomar la opción que considere mejor y, si tiene alguna duda, consulte con su pediatra antes o después, incluso, de que su hija reciba la vacuna.

Cordialmente,
Dr. Sergio García Vicente.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 4.50 sobre 5

Comparta en Redes Sociales