Tratamiento de varices

Pregunta

Tengo una variz en la pierna, concretamente detras de la rodilla. Hace mucho tiempo que la tengo pero va creciendo paulatinamente. ¿Puede ser peligrosa? ¿Siempre se tienen que operar las varices?

Respuesta

Le agradecemos su consulta a NetDoctor, que nos permitirá comentar ampliamente este problema tan frecuente que son las varices en las piernas.

Se llama varices a la dilatación de una o más venas de nuestro organismo. Las varices son, por tanto, una consecuencia de una función venosa deficiente o desbordada, que se puede producir tanto en hombres como en mujeres y a todas las edades, aunque el problema es más común a edades más avanzadas.

Las venas son los vasos sanguíneos de nuestro organismo necesarios para permitir que la sangre que ha circulado por las arterias para transportar el oxígeno a los diferentes tejidos sea capaz de retornar de nuevo al corazón. Así pues, las venas se distribuyen por todo nuestro organismo recogiendo toda la sangre de retorno; pero no son iguales las que se sitúan en la parte del cuerpo que queda por encima del corazón que las que ascienden al mismo desde el abdomen y las piernas.

La diferencia principal estriba en el hecho de que las venas situadas por debajo del corazón deben vencer la fuerza de la gravedad para cumplir con esa función. Para poder dirigir la sangre de modo ascendente hacia el corazón disponen de válvulas en su interior que impiden que la sangre caiga de nuevo hacia abajo y se ayudan de la acción constrictora de los músculos de la pantorrilla y el muslo que, actuando a modo de bombeo, facilitan la propulsión de la sangre hacia la mitad superior del organismo.

Por ello, cuando existen circunstancias que dificultan esta función de evacuación de la sangre de las piernas, las venas aumentan de presión y acaban dilatándose e inflamándose, lo que acaba produciendo las varices.

Las varices son generalmente consecuencia de la insuficiencia venosa, y es la insuficiencia venosa la que provoca realmente síntomas como la sensación de pesadez de piernas y el dolor o la hinchazón de los pies y los tobillos. Realmente las varices y/o las arañas vasculares (dilataciones de vasitos de menor calibre) son un signo más de este trastorno global, que se produce por el llenado excesivo de las venas superficiales de la piel, lo que acaba dilatándolas.

Cuando hablamos de tratamiento de varices debemos diferenciar entre lo que es el tratamiento global de la insuficiencia venosa crónica y el de las varices per se. El tratamiento de la insuficiencia venosa es en principio conservador. Cuando aún no es muy acusada la sintomatología, lo esencial es procurar que la enfermedad no progrese. Para ello es importante llevar a cabo las medidas preventivas y evitar factores como el consumo de anticonceptivos orales en las mujeres, evitar pasar mucho tiempo de pie, etc.

Existen fármacos flebotónicos que pueden aliviar parcialmente los síntomas de la insuficiencia venosa, pero que no van a conseguir que las varices desaparezcan.

La solución más definitiva a la insuficiencia venosa de la pierna es la intervención quirúrgica, que consiste en extirpar la vena principal (Safena) que recoge la sangre de todo el territorio venoso superficial. Cuando se practica la operación disminuye la hiperpresión venosa en este territorio y los síntomas mejoran notablemente, desapareciendo asimismo la mayor parte de las varices.

La terapia quirúrgica debe plantearse cuando existen varices muy prominentes y/o molestias importantes, o cuando han surgido complicaciones como varicorragia (sangrado de las varices), flebitis (inflamación de la vena) o úlceras cutáneas. También se puede plantear la cirugía a petición del propio paciente por cuestión estética o de otro tipo.

Por otro lado existen tratamientos estéticos selectivos de las varices y las arañas vasculares que, sin resolver el problema de base de la insuficiencia venosa, pueden mejorar bastante la situación haciéndolas desaparecer. Estos tratamientos consisten principalmente en la acción directa sobre las venas varicosas con sustancias esclerosantes o el láser, y suelen conseguir la desaparición completa de aquellas varices sobre las que se incide. Pero desafortunadamente no evitan que puedan surgir nuevas varices en otras partes de la pierna.

En su caso, con la variz que tiene tras la rodilla, sería conveniente que acudiera a un especialista, porque es muy posible que usted padezca de insuficiencia venosa y convendría poder realizar dicho diagnóstico lo primero; y por otro lado, porque sí que podría ser conveniente tratar selectivamente dicha variz, teniendo en cuenta que ha seguido creciendo y que una de las posibles complicaciones de las varices es el estallido por hiperpresión o roce o contusión traumáticos sobre dicha formación vascular, además de la tromboflebitis.

Le invitamos, asimismo, a leer el siguiente artículo que trata precisamente sobre este tema médico que afecta a tantas personas: http://www.netdoctor.es/XML/articuloNet.jsp?XML=000030

Cordialmente,
Dr. Alfonso J. Santiago Marí.


¿Le ha parecido interesante?

16 votos, media: 3.88 sobre 5

Comparta en Redes Sociales