Tratamiento de la caspa

Pregunta

Sufro de caspa y he utilizado varias clases de champú y nada. ¿Qué puedo hacer?

Respuesta

La caspa es un proceso benigno, no contagioso, que se da con más frecuencia en los hombres, afectando estéticamente en muchas ocasiones a quienes lo sufren. Se trata de una inflamación del cuero cabelludo, extendiéndose a veces a la cara y otras zonas del cuerpo.

La caspa, o mejor dicho, la dermatitis seborreica, se aprecia por la descamación que se produce del cuero cabelludo, produciendo incluso un picor intenso. Si se produce una caída del cabello por la dermatitis, este proceso es reversible. La dermatitis con mucha frecuencia se agrava en momentos de estrés físico o emocional, o con cambios de temperatura o de humedad del ambiente.

También hay factores dietéticos involucrados en este proceso, como la ingestión excesiva de alcohol, grasas o azúcares. Los antihistamínicos suelen aliviar el picor, pero pueden dar un poco de sueño, por lo que no es recomendable tomarlos en casos especiales, como por ejemplo, si es usted conductor, o si en su puesto de trabajo debe mantener una atención continua. Este adormecimiento se alivia con los antihistamínicos de última generación, de mayor coste, pero que evitan este efecto, en general desagradable.

Como tratamientos, se utilizan preparados con pitiriona de zinc, sulfuro de selenio, azufre y ácido salicílico, aplicados normalmente en días alternos hasta que se observe una disminución de la caspa. Posteriormente, y como mantenimiento, es recomendable dos aplicaciones a la semana.

Si todo esto no es efectivo, el uso de un champú con ketoconazol, con la misma pauta indicada, suele ser muy beneficioso. Como añadido, puede utilizarse con precaución una loción con esteroides, dos veces al día, hasta controlar la descamación.

También es favorable la exposición moderada al sol. De estos champús indicados, no debe utilizar varios al mismo tiempo. Sería conveniente que consultase con un único profesional médico, siendo lo mejor en su caso que sea examinado y controlado por un dermatólogo, que le indique el producto necesario.

Se puede ayudar además por su médico de familia, para analizar conjuntamente sus hábitos de vida, su dieta y su personalidad, junto con su situación emocional actual, factores todos que influyen en el empeoramiento de la caspa.

Tras ello, sería recomendable que realizase algún ejercicio físico moderado, que le ayudase a aliviar las tensiones de la vida cotidiana, para llevar una vida lo más tranquila posible, evitando un exceso de preocupación por este proceso, lo que incide de forma negativa en los tratamientos que se aplique.

A pesar de todo, suele recurrir durante toda la vida, con más o menos intensidad, pero estas medidas indicadas le ayudarán a mejorar este proceso.

Cordialmente,
Dr. Sergio García Vicente.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales