Sustancia blanca: hipodensidad frontoparietal

Pregunta

Tengo un hijo de mes y medio, nacido de parto complicado por una eclampsia. Se le hicieron pruebas cerebrales se le encontró una 'hipodensidad incrementada de la sustancia blanca en las regiones fronto parietales posiblemente por una leucoencefalopatía hipóxica'. Los pediatras me han dicho que no tiene nada malo pero no me convence, quisiera saber a qué se refiere con eso y cuáles pueden ser sus efectos a largo plazo.

Respuesta

Se trata de un bebé todavía muy pequeño por lo que resulta difícil establecer un pronóstico a medio o largo plazo porque el niño no habla ni, que sepamos, presenta ningún problema clínico (no nos dice si tiene algún problema o defecto, o por el contrario se encuentra bien).

El hallazgo obtenido en el TAC se puede considerar como una lesión de la sustancia blanca del cerebro en sus porciones frontal y parietal, es decir, de la frente y de los laterales del mismo.

Básicamente el cerebro tiene, digamos, dos partes: la sustancia gris, la más importante, está constituida por las neuronas o células cerebrales que son las que gobiernan de alguna forma todas las funciones del organismo y se relacionan con la inteligencia, el habla, el pensamiento, las funciones motoras, etc; la otra parte se llama sustancia blanca que sirve de sustento a la anterior y por donde viajan las conexiones existentes entre las neuronas.

La causa de esa lesión que se ve de esa forma en el TAC cerebral, es decir, con mayor hipodensidad o unas manchas menos marcadas, parece estar producida porque durante el sufrimiento del parto a esa área ha llegado menos oxígeno a través de la sangre.

No sabemos, insisto, cómo se traducirá esa lesión en el futuro: podría ir desde mejoría progresiva hasta desaparición completa, hasta algún grado de afectación neurológica residual, pero es completamente imprevisible y deberemos esperar el desarrollo evolutivo del niño.

Imagino que su pediatra seguirá la evolución del niño y podrá comprobar si ha quedado alguna secuela de ese daño o, por el contrario, el niño lo ha superado y se desarrolla con normalidad.

Cordialmente,
Dr. Salvador Pertusa Martínez


¿Le ha parecido interesante?

19 votos, media: 4.53 sobre 5

Comparta en Redes Sociales