Subluxación vertebral

Pregunta

Tengo 26 años, y hace unos 4 meses, haciendo un esfuerzo sentí un crujido en el cuello me quedé sin movilidad en el cuello y con rigidez y mucho dolor; acudí a urgencias. Me diagnosticaron una tortícolis con rigidez cervical, mandándome reposo y un tratamiento farmacológico. A raíz de ahí, comencé a sufrir dolores en la espalda y cuello, que cada vez fueron a más. Un internista diagnosticó (tan sólo por los síntomas y prueba palpatoria) numerosas contracturas. Me derivó a un médico de medicina deportiva y éste a su vez, después de unas breves pruebas físicas de movilidad y palpatorias (tocándome), me diagnosticó 'Cervicalgia mecánica'. Me mandó rehabilitación consistente en ejercicios de fisioterapia asistida en sala, en piscina y masaje, además de valium e Ibuprofeno. Pues bien, llevo dos meses siguiendo este programa estrictamente, y no sólo no he mejorado, sino que el dolor se ha vuelto insoportable, sobre todo en la zona cervical y los hombros, también me duelen muchísimo las dorsales; y las lumbares pero con menos frecuencia. Es un dolor constante e insoportable. Me ve un traumatólogo especialista en columna vertebral dentro de 3 semanas. Mi pregunta es, ¿qué pruebas debo pedirle? ¿Resonancia magnética? Sin que sirva de diagnóstico, pero sí de orientación, ¿a qué puede deberse todo esto, quizás al pequeño accidente que sufrí, o eso sólo fue el desencadenante de algún problema que ya padecía y había pasado inadvertido?

Respuesta

A veces un determinado traumatismo, que puede consistir únicamente en un movimiento brusco, puede generar una pequeña subluxación (descolocación leve de ciertos huesos articulados entre sí, como son las vértebras) lo que suele generar como primera reacción inmediata una contractura vigorosa de los músculos relacionados con dicha articulación. Es como si el organismo, consciente de que esas estructuras se han visto amenazadas en su integridad o en su estructura, aplicara con ello un reflejo protector por el cual consigue la inmovilización de la articulación afectada y favorece así ese estado de excepción por el cual se pueda reparar del modo más estable posible el posible daño producido.

A veces la subluxación no produce un daño permanente, pero otras veces sí; en cualquier caso, además de la contractura se produce un estado inflamatorio local en el que el síntoma principal es el dolor. Así pues, tenemos una situación en la que se produce rigidez (por la inmovilidad provocada por la contractura refleja) y dolor local, que puede ser muy intenso, y más si se intenta la movilización de la zona afecta. Cuando esto sucede en ocasiones se abre un círculo vicioso por el cual el mover la zona afectada (y tener dolor por ello) estimula la contractura, y la contractura genera dolor, el cual vuelve a estimular la contractura muscular, y así sucesivamente.

Romper este círculo vicioso es imprescindible para recuperar la normalidad, pero para ello debe no haber una lesión permanente que siga generando inestabilidad articular y por tanto inflamación y debe desaparecer lógicamente dicha inflamación.

Por ello, lo primero que se debe hacer en estos casos es llegar a un diagnóstico adecuado; el especialista ideal es el traumatólogo, quien bajo su estricto criterio profesional aplicará los medios diagnósticos que crea necesarios para llegar una conclusión cierta (exploración física, radiología, resonancia...). Tras ver si existe lesión osteo-articular o no, se deberán aplicar a los tratamientos adecuados para recobrar la normalidad. A veces es tan sencillo como aplicar tratamientos miorelajantes y antiinflamatorios para simplemente vencer la tendencia cíclica dolor-contracción que antes le he comentado, y otras veces se requiere de una fisioterapia complementaria que ayude a dicha recuperación de una funcionalidad apropiada de la articulación y consiga que se disuelva poco a poco la inflamación y la tendencia a la rigidez.

Gracias por su confianza en NetDoctor.

Cordialmente,
Dr. Alfonso J. Santiago Marí.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales