Síntomas depresivos

Pregunta

Mi novio tiene 18 años y de un tiempo para acá ha cambiado mucho su estado de humor. Él mismo dice que no se encuentra bien, que está amargado, que no quiere hacer nada, que quiere estar solo y que no le importa nada ni nadie, exclusivamente su familia. Pasó de ser una persona activa, divertida, agradable y de salir, a ser desagradable, borde, con cambios de humor inexplicables. ¿Usted cree que puede estar en un principio de depresión?

Respuesta

No sería adecuado realizar un diagnóstico sobre un posible trastorno psicológico de una persona sin realizar una evaluación directa de dicha persona, y sólo con las observaciones o impresiones de otra sobre la sintomatología.

Por tanto, aunque no podemos decirle de forma exacta qué le ocurre a su novio, podemos comentarle que los comportamientos que usted narra, son, como bien intuye, síntomas de un episodio depresivo: bajo estado de ánimo, incapacidad de sentir ilusión/placer, inactividad, cambios de humor, etc.

Sin embargo usted no señala nada sobre otros síntomas habituales y definitorios en personas deprimidas, que ayudarían a matizar si realmente éste es el problema, como son cambios en el apetito, en el peso, alteración de los ciclos de sueño, pensamientos negativos sobre el futuro, etc.

Debe señalarse que existen otros problemas como el consumo de ciertas sustancias o problemas de salud física, que también pueden generar sintomatología similar a la depresión de origen psicológico.

Por todo ello, convendría que su novio fuera evaluado por un profesional de la salud, médico o psicólogo clínico, que tuviera en cuenta estas consideraciones que le estamos informando. Dicho profesional podrá valorar correctamente la verdadera extensión del problema, considerar cuál puede ser la causa y recomendar el tratamiento más adecuado, que puede incluir terapia psicológica y/o tratamiento farmacológico.

Usted puede ayudar a su novio ofreciéndole su apoyo personal, intentando ayudarle a que adquiera conciencia de que sufre un problema que podría ser tratado, ofrecerle la posibilidad de realizar actividades gratificantes e intentar “desmontar” sus pensamientos negativos sobre la vida.

Esperamos que estas indicaciones le sean de utilidad.

Cordialmente,
Dr. José I. Baile Ayensa.


¿Le ha parecido interesante?

8 votos, media: 4 sobre 5

Comparta en Redes Sociales