Síndrome de ovario poliquístico (Stein-Leventhal)

Pregunta

En 4 años y medio he engordado 50 kilos. Tengo sudores excesivos, mucha sed, vello facial, calambres en el hígado y en los pechos, junto a un agarrotamiento insoportable, cambios de humor repentinos, insomnio o mucho sueño (depende del dia). Cada día me levanto cansadísima como si no hubiera descansado nada. Al explicar todos los síntomas a los doctores que he visitado a lo largo de 4 años no han sabido decirme por qué engordé de esta manera, sólo sabían decirme 'tú estás gorda porque comes', y eso sin hacerme pruebas médicas. Eminencias de [prestigiosas clínicas]... diciéndome eso... no es propio de profesionales. Ante todo quiero dejar claro que desde que enfermé no ha cambiado mi forma de vida, sigo comiendo perfectamente ya que jamás estuve gorda antes, ni jamás he mantenido una alimentacion incorrecta. Voy cada día al gimnasio durantes 3 horas diarias, practico patinaje sobre hielo, fitness, spinning, steps... Como ven no debería engordar. Hace un año por fin, un médico me dijo que tenía los ovarios poliquísticos y me recetó Diane 35; pero esas pastillas me causaron unos dolores insoportables, punzantes, en la cabeza y se me paralizó la mitad del cuerpo. Así que mi pregunta es... ¿Por qué sabiendo que en EE.UU. tratan esta enfermedad seriamente con medicamentos que palian la enfermedad, aquí en España no recetan las mismas sustancias y tienen respeto a las enfermas de SOP? Espero una respuesta, Gracias

Respuesta

Le agradecemos la confianza que deposita en NetDoctor al formularnos su consulta.

La verdad es que sí que sorprende lo que usted comenta, es decir, que no parece que los médicos que la han tratado hayan sospechado una causa endocrino-metabólica de su obesidad, lo cual es ciertamente interesante y apropiado plantear cuando, según nos refiere, ha tenido una ganancia tan importante de peso en tan corto periodo de tiempo, sin que haya habido paralelamente un descenso en su nivel de actividad o un incremento de su avidez por la comida (hiperfagia) que haya provocado un aumento de su ingestión diaria de calorías.

La obesidad es una enfermedad que puede tener, como ocurre en muchos casos, una clara base en la conducta alimentaria del individuo, pero existen otros numerosos casos en los que este no es el factor principal determinante de la misma.

Ciertas enfermedades endocrino-metabólicas pueden producirla y deberían descartarse dichos procesos cuando se dan casos que, como el suyo, no parecen poder justificarse de modo evidente por lo mucho que supuestamente come el paciente.

Así pues, ciertas enfermedades pueden producir obesidad, como el síndrome de Cushing (por exceso de una hormona denominada cortisol), el hipotiroidismo (déficit de hormonas tiroideas) o el síndrome de ovario poliquístico (SOP).

En su caso, usted acaba mencionando que un médico llegó a la conclusión de que lo que padece es síndrome de ovario poliquístico, también denominado síndrome de Stein-Leventhal.

Ignoro si le han practicado una determinación de hormonas tiroideas y de cortisol, pero el diagnóstico de SOP es bastante coherente con las características de su caso, por lo que es, muy probablemente, lo que puede estarle sucediendo.

Ésta es una enfermedad compleja cuyo mecanismo fundamental no es bien conocido, aunque se sospecha que es debido a la ausencia de una o varias enzimas fundamentales en el metabolismo esteroideo.

Básicamente se produce una proliferación de múltiples folículos en los ovarios, que no producen ovulaciones, pero que mantienen una marcada producción de gran cantidad de ciertas hormonas sexuales femeninas (estrona sobre todo) que son transformadas a hormonas sexuales masculinas (andrógenos). Esto produce virilización de la mujer (vello facial, etc.), falta de menstruaciones (amenorrea) o menstruaciones de escasa cantidad (oligomenorrea).

Todo ello genera un desequilibrio hormonal global que provoca algo tan anómalo en una mujer como es un exceso de andrógenos, más un déficit de ciertos estrógenos de fase metabólica final (estradiol sobre todo) unido a una baja producción de hormona FSH con una excesiva producción de hormona LH por parte de una glándula implicada en múltiples procesos endocrinológicos, entre ellos los de regulación hormonal genital, como es la hipófisis.

Es un cuadro complejo de comprender en el que se da también, en muchos casos, una obesidad pertinaz, sin haberse podido encontrar hasta la fecha la razón principal que genera dicho problema.

El tratamiento consiste en aportar las hormonas que hacen falta (estrógenos combinados con progestágeno) para intentar reequilibrar el entramado hormonal y reestablecer los ciclos ováricos, además de administrar fármacos antiandrógenos como la flutamida, etc., con objeto de revertir el efecto de los andrógenos, y con ello la virilización.

También es posible intentar tratar de modo concreto el problema de la obesidad como una parte más de tratamiento integral de esta enfermedad con fármacos anorexígenos (inhibidores del apetito) u otros.

Ignoro por qué la toma de Diane pudo tener un efecto adverso tan llamativo como el que describe. Existen otros anovulatorios de más reciente generación y también tratamientos antiandrógenos, como le he comentado.

Mi consejo es que acuda a un especialista de esta enfermedad concreta, sea endocrinólogo o ginecólogo, el cual deberá confirmar el diagnóstico, en cuyo caso podrá prescribirle el tratamiento global de la enfermedad según las pautas que le he comentado.

Cordialmente,
Dr. Alfonso Santiago Marí.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 4 sobre 5

Comparta en Redes Sociales