Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud

Síndrome adherencial

Pregunta

Sufro una adherencia agresiva intestinal consecuencia de una peritonitis. Por decirlo así, tengo el intestino pegado y no puedo defecar, con lo cual cada dos días tomo unas hierbas que me ayudan, pero cada vez va a peor y ahora en vez de defecar vomito. El dia que toca el enema estoy todo el día en cama, y no tengo vida. Los médicos me han dicho que no hay solución, pero yo creo que alguna operación debe haber para solucionar el problema.

Respuesta

Por los datos que nos ofrece, sufre usted las consecuencias de una reacción del peritoneo a la inflamación: la formación de adherencias. El contenido de la cavidad intestinal está recubierto en su zona externa por una capa de células mesoteliales que constituyen el peritoneo. Cuando se produce su irritación, por múltiples causas, se origina la cicatrización mediante la formación de bandas, pegaduras o bridas que atrapan las asas intestinales.

Como consecuencia se dificulta el movimento de progresión del bolo alimentario y, eventualmente, la obstrucción completa del intestino. Esta reacción se produce en mayor o menor medida en más del 80% de los pacientes que han sido sometidos a una intervención quirúrgica abdominal. Sin embargo, no todos los pacientes desarrollan un síndrome adherencial, que se manifiesta por dolor abdominal con los movimientos intestinales, meteorismo, dificultad para la expulsión de gases o incluso obstrucción intestinal.

En el tratamiento, es conveniente la abundante ingestión de líquidos, evitar tomar alimentos astringentes, movilizarse rápidamente después de las comidas (un paseo) y el consumo ocasional de sustancias laxantes o enemas. En caso de que se produzca una obstrucción intestinal, suele optarse primero por un tratamiento conservador a base de descompresión del tubo digestivo con una sonda nasogástrica y sueros intravenosos.

En caso de que esto fracase, la última opción es una nueva intervención, pero siempre teniendo en cuenta el alto riesgo de complicaciones por lesión de las asas intestinales y de aumentar la respuesta inflamatoria y la formación de más adherencias, lo que empeoraría el problema.

Cordialmente,
Dr. Julio Mayol Martínez.