Sexualidad incierta

Pregunta

Tengo temor u obsesión con ser homosexual, situación que rechazo terminantemente. Nunca me ha gustado ninguna mujer, pero me excito con imágenes eróticas de mujeres en TV. Sufro de depresiones ante esta idea que odio. No soy muy activa sexualmente y me ha causado molestias con mi novio. Quiero saber qué debo hacer para eliminar de mi vida este temor y obsesión, mi vida es permanentemente angustiosa.

Respuesta

La conducta sexual humana es muy variada y rica, y no podemos decir que exista un modelo único y universal que sirva para todas las personas.

Por lo que sabemos, la mayoría de las personas tienen una orientación sexual heterosexual (tendencia estable interna), que se corresponde con un comportamiento sexual habitual con personas de diferente sexo. También hay personas que tienen una orientación homosexual y mantienen satisfactoriamente relaciones sexuales con personas de su mismo sexo.

Los conflictos pueden surgir cuando una persona que tiene una tendencia interna en una dirección (heterosexual u homosexual) no mantiene las relaciones sexuales en coherencia con dicha tendencia. En esos casos sus fantasías, deseos, tendencias no están en coordinación con las conductas sexuales que esta teniendo con otras personas.

Por lo que nos indica éste podría ser su caso. Por una parte su orientación sexual puede tener cierto componente homosexual, pero mantiene relaciones heterosexuales. En esta situación podemos comentarle las siguientes cuestiones:
Si la tendencia interna homosexual es muy fuerte y exclusiva, intentar mantener conductas heterosexuales satisfactorias será difícil y puede ser una fuente permanente de conflictos personales y con su pareja. En estos casos lo recomendable sería que la persona asumiera su homosexualidad y adaptara su vida a esa realidad personal y según sus circunstancias (mantener relaciones homosexuales, no obligarse a relaciones heterosexuales, acaso no tener ninguna relación sexual).
Si la tendencia interna es bisexual, es decir siente fantasías, deseos, tendencias con personas de su mismo sexo pero también con persona del sexo contrario, puede ser compatible con mantener una relación heterosexual permanente y feliz.
Hoy en día la homosexualidad no se considera una enfermedad por las entidades médicas o psicológicas internacionales más importantes. Y la mayoría de los investigadores consideran que su modificación o “reeducación” no es factible, aunque hay que considerar que hay algunos psiquiatras, normalmente relacionados con entidades religiosas, que sí que creen que se puede modificar.
Si estas ideas no le aclaran su situación, un terapeuta de pareja o un psicólogo que tenga una formación amplia, podría orientarle de una forma más personalizada.

Atentamente
Dr. José Ignacio Baile Ayensa.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales