Sal y embarazo

Pregunta

Soy una mujer a la que le encanta ponerle sal a las comidas. La verdad es que es algo desproporcionado si lo comparo con mi marido. Estoy embarazada de dos meses, y me gustaría saber si la sal le afecta negativamente a mi futuro bebé. Sin más que agradecerles su colaboración, reciba un cordial saludo.

Respuesta

Estimada amiga, gracias por su confianza en NetDoctor.

La sal es una sustancia importante para el organismo y tanto su exceso como su defecto pueden ocasionar problemas. Está compuesta por 2 minerales: el sodio y el cloro, que forman el componente químico cloruro sódico y tiene indiscutibles funciones en la regulación de diversos procesos corporales. En concreto, el sodio regula el equilibrio del agua en el organismo, que constituye el 90% del peso total del feto, y oscila entre el 50% y el 60% del peso de la persona adulta.

En los últimos años sabemos que un exceso de sal en la dieta se ha asociado con el desarrollo de hipertensión arterial, así como con retención de líquidos en el organismo y la formación de edemas o hinchazón en las piernas y otras partes del cuerpo.

El metabolismo del sodio se altera durante la gestación, lo que conduce a la aparición de los antes mencionados edemas de carácter leve, principalmente en las extremidades inferiores, a medida que avanza el embarazo y se acentúan más en el tercer trimestre de la gestación.

En el pasado era común la restricción de sodio alimentario para las embarazadas con retención de líquidos; sin embargo, cuando ésta es moderada, se trata de una consecuencia normal del embarazo y no se debe tratar con dietas bajas en sodio. Se ha observado hiponatremia neonatal (sodio sanguíneo bajo) en recién nacidos de mujeres que restringen indebidamente el consumo de sal antes del parto. Por tanto, si bien la moderación en el consumo de sal y otros alimentos ricos en sodio es una recomendación apropiada para todas las etapas de la vida por las razones anteriormente expuestas, la restricción radical no es conveniente durante el embarazo, salvo indicación médica expresa.

En cualquier caso y para no excederse en el consumo de sal, le aconsejamos las siguientes recomendaciones:

-En la mesa no agregue más sal a los alimentos si estos ya vienen cocinados con sal.
-Utilice saleros con agujeros pequeños.
-No coma a menudo salazones, conservas ni embutidos.
-No olvide que el ketchup o salsa de tomate, la mostaza y otras salsas comerciales ya contienen sal en su composición.

Cordialmente,
Dra. Ana Palacios Marqués.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales