Retención urinaria en la infancia

Pregunta

Los datos que adjunto son de mi hermana menor la cual tiene un problema desde que nació; fue intervenida quirúrgicamente 2 veces, (lo que le hicieron se llama calibrar)... después se le hizo un ultrasonido en el cual se le vio que ella retiene la orina, más bien no la desecha toda, quedando dentro de la vejiga y ocasionándole una infección. Los doctores que hemos consultado dicen que sólo hasta que llegue a la adolescencia se le va a quitar. ¿Existe algún tratamiento para aliviarla?

Respuesta

De entrada, se le puede indicar que lo más importante en este caso es que el desarrollo tanto intelectual como físico se esté produciendo con toda normalidad, característica que le irá indicando el pediatra.

Si se está contemplando este crecimiento correcto, la alteración patológica puede contemplarse desde un punto de vista al menos un poco más tranquilizador.

Sobre el problema planteado, son numerosas las causas que ocasionan un incorrecto vaciamiento de la vejiga urinaria, órgano cuya función es la de depósito de la orina, que se vacía al exterior en la micción.

Así, en el caso de su hermana, puede existir un mal funcionamiento de este depósito, ocasionado por problemas que van desde alteraciones neurológicas a alteraciones en la formación del aparato urinario, o trastornos musculares congénitos o adquiridos, entre otros.

Si ha sido intervenida ya en dos ocasiones, se supone que al menos ha sido examinada por un cirujano o urólogo pediátrico, de manera más específica. De todas formas y en líneas generales, ante este problema de retención urinaria hay que destacar la necesidad de un control urinario y de la micción mediante análisis de orina y ecografías periódicas.

El antibiótico recetado, del tipo de las cefalosporinas, es uno de los medicamentos indicados para este tipo de problema y se administran como prevención de las infecciones urinarias, evitando con ello lesiones que pueden con el tiempo alcanzar incluso a los riñones.

A ese control de las infecciones urinarias podría añadirse la vigilancia de la función renal, mantener una importante ingestión diaria de líquidos y realizar ejercicios físicos específicos que favorezcan el vaciamiento de la vejiga, y que pueden estar controlados por un médico rehabilitador o un urólogo.

Puede igualmente añadirse que se le aconseje una postura correcta en el momento de la micción, sentada con la espalda apoyada hacia atrás. En su caso, un urólogo pediátrico sería el profesional médico más indicado para coordinar la atención médica del problema de su hermana.

Cordialmente,
Dr. Sergio García Vicente.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales