Problemas de somnolencia

Pregunta

Tengo mucho sueño. Me gusta acostarme tarde, leyendo, con TV o lo que sea, y ahora me quedo durmiendo nada más cenar. Tengo mucho apetito. Estoy muy cansado. Tengo hormigueo en los pies y falta de fuerza en las piernas. ¿Cuál puede ser el problema?

Respuesta

En esta misma consulta, donde nos comenta sobre problemas de somnolencia y un mayor cansancio, sensación de hormigueos y falta de fuerza, nos aporta unos datos fundamentales para usted: su edad, peso y talla.

Con los dos últimos sobre todo, y teniendo en cuenta los síntomas indicados, lo primordial para su salud es la reducción de peso. El índice de masa corporal o IMC (índice que se relaciona con la existencia de obesidad, normopeso o falta de peso, y que se calcula mediante la división del peso en kilogramos entre la talla en metros elevada al cuadrado, en su caso, 100 / 1,782) es en su caso muy elevado, 32, lo que proporciona un resultado de obesidad grave, siendo lo recomendable situarse con valores igual o menores a 25. Como información añadida, un resultado entre 26 y 27, indica sobrepeso; y mayor de 27, ya es considerado obesidad.

Por ello, los kilogramos que debería perder se encuentran en un rango de unos 20 kilos para situarse dentro de la normalidad, que si se obtiene y, sobre todo, se mantiene en el tiempo, le aportará beneficios muy importantes para su estilo de vida, disminuyendo los síntomas indicados y evitando en lo posible el desarrollo de enfermedades como la diabetes, hipertensión o enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Desde luego, es muy aconsejable evitar también por completo hábitos tóxicos como el tabaquismo, si fuera su caso y llevar una vida sedentaria, dada además su edad. La práctica frecuente de un deporte suave es algo que debería tener en cuenta. Inicialmente, lo más aconsejable son largos paseos andando con cierta fuerza. Incluso puede ayudarse probando con técnicas de relajación como el yoga o tai-chi.

Pero por supuesto, le aconsejaría que se dirigiera a su médico de confianza y que éste, pueda derivarle a un endocrinólogo, para controlar incluso el elevado apetito indicado.

Cordialmente,
Dr. Sergio García Vicente.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales