Problemas de atención

Pregunta

Escribo en nombre de mi esposa con su autorización (los datos de la encuesta son los de ella). Les escribo porque he venido sufriendo de un grave problema permanente de atención que me provoca constantes accidentes domésticos y personales, trastornos en mi trabajo y problemas con mi esposo y mis hijos. Mi esposo es una persona sumamante organizada mentalmente. Ambos llevamos un negocio conjunto de elaboración de proyectos de acción social y de asesoría de comunicaciones (ambos tenemos la misma profesión), pero noto que él puede hacer el trabajo rápida e impecablemente, mientras que yo me demoro hasta dos días en hacer lo que él resuelve en 1 ó 2 horas, y lo hago con errores, porque, aun cuando revise detalladamente una y otra vez, mi cerebro no es capaz de detectar los errores porque no los percibe. En el hogar, frecuentemente se me quema la comida porque, por ejemplo, salgo de la cocina y se me olvida por completo que dejé la cocina prendida; asímismo, me cuesta mantener el orden de mi casa y de mi vida y me siento ahogada porque no puedo discriminar las prioridades de las cosas en el hogar o el trabajo. Generalmente, por mucho empeño que ponga, nunca las cosas quedan muy bien porque mi cerebro no está más alerta; inclusive, tengo problemas administrando el dinero. Fui desnutrida de niña y mi mamá casi no se alimentó durante mi embarazo. Además fui muy enfermiza de niña. Actualmente mi apetito sexual es mínimo, lo que también me produce constantes roces con mi esposo. Siempre he sido de presión arterial muy baja (10-6), pero hace unos meses me subió ligeramente (12-8); como el médico estimó que, para mi cuerpo, era una presión alta, me recetó amlodipina y una Resonancia Magnética del cerebro. Allí encontró pequeñas lesiones originadas por subidas repentinas de la presión. Actualmente mi presión, por el contrario ha vuelto a bajar (9-5), al punto de llevarme a suspender el antihipertensivo. Respecto a lo primero: ¿Qué es lo que anda mal en mí y cómo puedo resolver mi problema de atención, que se acerca, a mi juicio, a lo patológico y hace peligrar mi estabilidad familiar? ¿Tiene relación con mi problema de tensión arterial? ¿Por qué, en medio de todo esto, he perdido el apetito sexual?

Respuesta

Debo señalarle varios aspectos respecto al proceso que nos indica de su esposa.

En primer lugar, sabemos que no hay dos personas iguales. Aunque ustedes trabajen juntos, cada uno desarrollará su labor de una forma diferente, tal vez incluso parezca que uno realiza sus tareas mucho mejor que el otro, de forma más rápida y eficiente, pero esto en absoluto representa un problema.

De hecho, es casi seguro que con otras facetas, una pareja se compensa. Lo más importante en este caso es encontrar la causa de los problemas que describe, incluyendo las pérdidas de memoria, para tratarlos como corresponda.

El origen puede ser desde psicológico -debido a un exceso de estrés en su vida cotidiana o a pequeñas crisis emocionales pasando por una ansiedad generalizada- hasta un proceso neurológico que afecte al cerebro de una manera difusa y provoque ese comportamiento.

En todos estos casos la afectación de la esfera sexual es fácil y, si se resuelve el problema, su comportamiento sexual fácilmente puede volver a la normalidad. Si la duración es tan larga como indica, unos quince años, lo recomendable de entrada es una valoración neurológica y de la memoria con un simple test diagnóstico, que puede ser realizado por su médico de familia.

Como siguiente paso, debería ser remitida a un especialista en neurología o en psiquiatría, que indiquen, en su caso, otros estudios diagnósticos. Ahora bien, la relación con su tensión arterial es poco probable. Las cifras que indica pueden ser completamente normales.

La tensión arterial es un parámetro variable, por lo que para saber realmente si padece de hipertensión son necesarias al menos tres tomas de tensión en días diferentes y otras pruebas diagnósticas. No es necesario de entrada tomar medicamentos, pero sí le aconsejaría que las lesiones que se han apreciado en una resonancia cerebral, sean evaluadas por un neurólogo. Espero haberle ayudado en su problema.

Cordialmente,
Dr. Sergio García Vicente.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales