Posible enfermedad de Crohn

Pregunta

Hace ya dos años comencé a sufrir de deposiciones blandas diarias, con un número de unas cinco al día y un dolor constante en hipocondrio derecho. En varios periodos estos síntomas se intensifican, llegando a las 20 deposiciones diarias, y se acompañan de fiebre, nunca superior a 38º y a un fuerte dolor en fosa ilíaca derecha que en dos ocasiones me llevaron, por su intensidad, a la pérdida del conocimiento. 

Estos últimos seis meses he perdido 17kg, sin dejar en ningún momento de comer. Las pruebas realizadas durante todo este tiempo y sus resultados han sido: 

Gastroscopia (hace dos años): mínima hernia de hiato y duodenitis crónica en actividad inflamatoria aguda leve (posible enfermedad celíaca con antecedente materno, por lo que desde entonces no consumo nada de gluten) 

Análisis (hace 18 meses): hierro bajo y proteína C reactiva elevada, por lo que se me practica una colonoscopia. 

Colonoscopia: colon ascendente dificulta la valoración. Pequeña erosión en íleon de fondo fibrinoso, con bordes eritematosos y diámetro mayor de 4mm. Se toman biopsias: mucosa colorrectal de arquitectura conservada, con áreas de edema y extravasación hemática. Destaca un escaso infiltrado de eosinófilos en las porciones más proximales, que se mantiene hasta las más distales en menor grado. Diagnóstico: mucosa colorrectal con cambios mínimos inespecíficos. 

Calprotectina en heces (hace 4 meses): 1778,00 mg/Kg (el valor de referencia es de 0,00-50,00) 

Resonancia Magnética de intestino delgado: no se observan zonas de engrosamiento mural ni alteración del calibre en ningún segmento intestinal. Se identifican varios ganglios de pequeño tamaño en raíz del mesenterio. Tras una "crisis diarreica" con rectorragia (de sangre oscura) se me realiza de forma muy preferente una rectoscopia con el siguiente resultado: papilas anales hipertróficas, fisura anal en cara anterior. 

Biopsia: discreta disminución de las células calciformes. A nivel de la lámina propia se evidencian signos de extravasación hemática con algún foco de fibrosis y presencia de linfocitos, células plasmáticas, eosinófilos y algún leucocito polimorfonuclear neutrófilo. Diagnóstico: fragmentos de mucosa de intestino grueso con cambios inflamatorios sin especifidad etiológica. 

Nueva calprotectina en heces (hace dos semanas): 150,00 

En la consulta de esta semana se me ha diagnosticado de enfermedad funcional, sin próxima consulta a la vista. 

Mi pregunta es si con estos resultados y con la calprotectina aún elevada es posible padecer dicha enfermedad funcional y olvidarme de una enfermedad orgánica. Estoy realmente preocupada porque mis deposiciones, aparte de ir acompañadas de febrícula cuando peor estoy, no entienden de horarios y me despiertan incluso por la noche, que es una de las condiciones que he leído como nada habitual en el caso de enfermedad funcional (colon irritable), tampoco se asocian a periodos de estrés y aparte del gluten no consumo lactosa.

Respuesta

Yo no tengo tan claro que su problema sea sólo funcional.

Con las limitaciones que supone no poder examinarla ni ver el resto de datos de su historia clínica, mi primera impresión es que podría tratarse perfectamente de una enfermedad de Crohn o enteritis regional, enfermedad que afecta al intestino delgado y no al colon (las pruebas realizadas, como la colonoscopia, han investigado el colon, pero no el intestino delgado, más habitualmente en su tramo final que denominamos ileon y donde suele asentar la enfermedad de Crohn).


Puede leer al artículo de referencia de nuestra Enciclopedia, que explica dicha enfermedad:

Enfermedad de Crohn

Hechos a favor de esta enfermedad orgánica, además de los síntomas y signos clínicos (diarrea importante, febrícula o fiebre, dolor abdominal, pérdida de peso, etc.) se encontrarían la elevación de la PCR y la calprotectina, etc., con independencia de que la colonoscopia haya resultado normal (es cierto que la RM abdominal tampoco muestra hallazgos específicos).

A mi juicio, un tránsito gastrointestinal (radiografía con papilla de contraste) para estudio de las asas intestinales podría aportar información importante en este sentido, pero pienso que deben ser los médicos que la estudian los que deben emitir su diagnóstico y tratamiento.

Otra opción que se me ocurre plantear sería buscar una segunda opinión por otro gastroenterólogo pero, como imagina, yo no puedo sino darle mi impresión, no un diagnóstico. 


Esperando haber podido ser de ayuda reciba un cordial saludo,

Dr. Salvador Pertusa Martínez


¿Le ha parecido interesante?

4 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales