Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud

Pólipos vesiculares: múltiples dudas

Pregunta

Tengo pólipos en la vesícula y entiendo que de acuerdo al tamaño podría existir un riesgo de cáncer (+10mm). Quisiera saber a qué velocidad crecen los pólipos vesiculares y/o como se debe controlar antes de pasar al quirófano.

Respuesta

En respuesta a la primera pregunta, no se conoce la velocidad de crecimiento de esos pólipos.

Respecto de la segunda pregunta, el único tratamiento eficaz de los pólipos vesiculares es quirúrgico: la colecistectomía, que debería considerarse en pacientes con síntomas o como profilaxis para prevenir la transformación maligna de esos pólipos.

El seguimiento óptimo de los pacientes que no son sometidos a colecistectomía es incierto ya que existen pocos estudios en este sentido. A pesar de ello, comentaremos algunos aspectos que pueden resultar de interés.

Aunque la mayoría de los pólipos de la vesícular biliar son benignos, el principal objetivo en estos pacientes es descartar la presencia de malignidad debido a que el cáncer de vesícula avanzado conlleva un mal pronóstico y su resección en un estadio inicial ofrece la única esperanza de curación.

Lo que complica el asunto es que ninguna de las técnicas de imagen disponibles en la actualidad puede distinguir de forma inequívoca un pólipo benigno de otro maligno. La única forma de conocer este aspecto es mediante el examen microscópico tras la cirugía. No obstante, dos técnicas de imagen como son la ecografía abdominal y la ecografía endoscópica pueden proporcionar información valiosa en el diagnóstico diferencial de los pólipos de la vesícula biliar.

Se aconseja la colecistectomía en pacientes con pólipos vesiculares y colelitiasis (piedras en la vesícula) asociada con independencia del tamaño del pólipo o la presencia de síntomas, ya que la colelitiasis es un factor de riesgo de cáncer de vesícula en pacientes con pólipos vesiculares.

También se recomienda cirugía en pacientes con colangitis esclerosante a partir de la cual hayan nacido los pólipos. Se recomienda asimismo la cirugía en pacientes con cólicos biliares o pancreatitis.

Por otra parte, los pacientes con síntomas dispépticos inespecíficos pero sin síntomas de cólico biliar se deberían tratar de forma conservadora (a menos que tengan colelitiasis) ya que la patogénesis de estos síntomas o mecanismos de su producción no están bien aclarados y la colecistectomía puede que no alivie los síntomas. Esos pacientes deben recibir tratamiento únicamente sintomático.

Por último algunas consideraciones en relación con el tamaño de los pólipos:
*Los pólipos mayores de 18 a 20mm son generalmente malignos y deberían ser extirpados quirúrgicamente.
*Los pólipos de 10 a 20mm de diámetro deberían vigilarse estrechamente ya que deberían considerarse como posiblemente malignos (incidencia de cáncer de vesícula biliar del 25 al 77%). El cáncer de este tamaño se considera una fase inicial de cáncer y se recomienda una colecistectomía laparoscópica.
*Los pólipos de 5 a 10mm de diámetro pueden ser pólipos de colesterol, adenomas o carcinomas.
*Los pólipos múltiples, pediculados o que se muestran hiperecoicos en la ecografía, es decir, con mayores ecos en su interior, son generalmente pólipos de colesterol y por tanto benignos, mientras que los pólipos solitarios, sésiles (no pediculados) que son isoecogénicos con el hígado, es decir, muestran la misma estructura ecográfica que el hígado es más probable que sean neoplásicos, malignos.

Con todo, el hallazgo más tranquilizador es la estabilidad de un pólipo en los exámenes repetidos de seguimiento.

*No existe consenso sobre la frecuencia a la que se deben realizar las ecografías de dicho seguimiento, aunque se acepta que estos pólipos se controlen a los 3, 6 y 12 meses y si permanecen estables puedan ser controlados anualmente en el futuro.

*Un aumento en el tamaño del pólipo es una indicación absoluta de intervención quirúrgica.

*Los pólipos menores de 5 mm son generalmente benignos. Los pacientes asintomáticos con este tipo de pólipos no precisan tratamiento alguno. Sin embargo, parece adecuado realizar un control ecográfico cada 6-12 meses. Si el pólipo permanece estable durante ese tiempo no son necesarios controles posteriores.

Cordialmente,
Dr. Salvador Pertusa Martínez

16 Febrero 2009