Ovulación, deseo y maternidad

Pregunta

Durante los días en que se produce la ovulación, aumenta muy notablemente el flujo vaginal y, paralelamente, el deseo sexual y las ganas de experimentar la maternidad. Todos estos factores desaparecen durante el resto de días. ¿Es normal? ¿Se trata de un fenómeno físico/hormonal o puede intervenir algún tipo de desorden psicológico?

Respuesta

El centro del deseo sexual es parte del área inconsciente del cerebro y, como tal, no está sujeta a la voluntad del individuo, sino a factores diversos no siempre bien definidos.

Dicho de una manera coloquial, el factor instintivo, no intelectual, del ser humano –no olvidemos que el ser humano es un animal, inteligente pero animal- rige algunas tendencias que en ocasiones pueden resultarnos extrañas.

Según este instinto primario, el erotismo en la mujer va unido al deseo del embarazo, es decir a la maternidad, y no tanto a los actos sexuales en sí.

Este deseo de maternidad se presenta mucho tiempo antes de quedarse embarazada, porque la base de la naturaleza sexual de la mujer es, realmente, procrear para asegurar la permanencia de la especie, humana en este caso. Dicho impulso ‘instintivo’ se manifiesta en forma e intensidades diferentes en cada mujer, y es variable a lo largo de la vida. Todo ello indica que esto es normal dada nuestra naturaleza y en el caso de una mujer de su edad, es decir en período fértil de su vida.

De todas formas y como racionales que somos, podemos controlar la sexualidad. Con todo, la libido, que puede describirse como las directrices de las manifestaciones del instinto sexual, es un resultado del equilibrio de factores fisiológicos y factores psíquicos.

Así, sobre el estado que experimenta en la fase de ovulación podemos indicarle que existen influencias tanto fisiológicas, incluyendo las hormonales, como psicológicas.

Si a pesar de ello, con posterioridad cree tener algún problema, físico o psíquico, le recomiendo que acuda a su médico de confianza para consultarlo.

Cordialmente,
Dr. Sergio García Vicente.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales