Ovarios poliquísticos

Pregunta

Me gustaría poder contar con una segunda opinión sobre lo que me está pasando y las consecuencias posibles. El único 'problema' ginecológico que he tenido hasta el momento son mis ovarios poliquísticos. Con 18 años me recetaron anticonceptivos para regular mis ciclos porque padecía sangrados irregulares y profusos que me impedían una vida normal. Desde el pasado mes de junio de 2006 mi ginecólogo me recomendó que dejase de tomar los anticonceptivos durante un tiempo para descansar. Desde junio de 2006 hasta enero de 2007 únicamente he tenido dos menstruaciones. La primera de ellas duró dos semanas, pero la segunda de ellas acabó la semana pasada con un legrado, cuando tras varias semanas a tratamiento con Anchifibrin y Progevera y una acusada anemia, seguía perdiendo una gran cantidad de sangre. El ginecólogo me hizo el legrado para solucionar este problema y también para estudiar mi endometrio. En la última ecografía medía 15mm y en la biopsia endometrial que me había hecho el patólogo recomendaba seguimiento estricto, porque el diagnóstico era de una hiperplasia simple con atipia. Expuesta resumidamente mi historia clínica, me gustaría conocer su opinión sobre el caso. Estoy a la espera de los regultados del legrado, pero no entiendo por qué mi ginecólogo le quita importancia al tema y me dice que no tiene por qué se una situación precancerígena. ¿Una atipia puede deberse únicamente a cambios hormonales? Muchas gracias.

Respuesta

Gracias ante todo por tu confianza en NetDoctor.

El síndrome de ovarios poliquísticos es un desorden endocrinológico crónico que afecta al 5%-10% de las mujeres. Se caracteriza por un desequilibrio entre las hormonas cerebrales, que actúan como mensajeros químicos, y las hormonas producidas por el ovario. Este desequilibrio conduce a la anovulación o ausencia de ovulación. Las consecuencias de esta falta de producción de óvulos son la aparición de periodos menstruales irregulares que tienden a retrasarse y a ser profusos cuando se producen, y la infertilidad.

El endometrio es la capa interna del útero que se descama en cada menstruación. En esta capa actúan los estrógenos, induciendo una proliferación o crecimiento del mismo, y la progesterona, hormona que se produce tras la ovulación y que provoca cambios secretores en el mismo que lo preparan para que se produzca la anidación del huevo fecundado.

En el caso del síndrome del ovario poliquístico sólo actuarán los estrógenos en el endometrio ya que al no haber ovulación, el ovario no secreta progesterona. La estimulación estrogénica prolongada, en ausencia de progesterona, el endometrio puede crecer en exceso (lo que se denomina hiperplasia endometrial).

La hiperplasia endometrial simple con atipia hace referencia a que además de haber una cantidad exagerada de endometrio, las células de éste presentan atipias o alteraciones. La hiperplasia endometrial con atipia se considera una alteración precancerosa, ya que entre un 17% y un 82% de las mujeres que la presenta pueden desarrollar un tumor maligno llamado carcinoma endometrial.

Se ha informado de este tipo de cáncer en el 25% de las mujeres con síndrome de ovario poliquístico en las que el endometrio está expuesto a estrógenos no contrarrestado. Este riesgo disminuye si estas pacientes son tratadas con gestágenos.

Otros factores de riesgo para la hiperplasia endometrial son, por ejemplo, la obesidad y el tratamiento hormonal sustitutivo sólo con estrógenos, empleado en la menopausia.

Al planificar el tratamiento de una hiperplasia de endometrio hemos de tener en cuenta los siguientes aspectos:
Tipo histológico o naturaleza de la misma.

Edad de la paciente.

Deseos de descendencia de la mujer.

Existencia de enfermedades asociadas que contraindiquen o, por el contrario, recomienden determinados tratamientos.

Posibilidad o no de hacer un seguimiento o control riguroso de la paciente.


El tratamiento médico más utilizado son los gestágenos orales: acetato de medroxiprogesterona (Progevera), acetato de megestrol o el DIU con levonorgestrel (Mirena). Con ellos se logran regresiones de la hiperplasia endometrial en el 62%-100% de los casos.

El tratamiento quirúrgico consiste en la histerectomía o extirpación del útero y puede practicarse especialmente en aquellas pacientes con hiperplasia endometrial atípica y cuando la mujer no tenga deseos de descendencia.

En tu caso, considero que lo más prudente es esperar el resultado de la anatomía patológica del legrado, que es más fiable que el de la biopsia endometrial puesto que la cantidad de material endometrial obtenida para el análisis es mayor.

En función de los resultados de éste, no dudo que tu ginecólogo te recomendará el tratamiento que considere más adecuado.

Cordialmente,
Dra. Ana Palacios Marqués.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 2.50 sobre 5

Comparta en Redes Sociales