Orfidal: problemas de sueño

Pregunta

Tengo frecuentes despertares nocturnos, con dificultad para volver a conciliar el sueño. Tomo Orfidal por consejo médico desde hace 3 meses, pero no mejoro. ¿Qué puedo hacer? Por otra parte, ¿el Orfidal puede empeorar mi hipoacusia?

Respuesta

El uso de Orfidal en los casos de problemas de sueño se basa en que reduce la ansiedad habitual del día a día y permite estar más relajado en el momento de ir a dormir. Además, tiene un efecto sedante y puede ayudar a iniciar el sueño más fácilmente. Sin embargo, es un fármaco que tiene un efecto adictivo y genera hábito, es decir que su efectividad disminuye con el tiempo. Por lo tanto, no debería tomarse más que unos días, todo lo más unas pocas semanas.

En cualquier caso, es conveniente dejar de tomar este fármaco de un modo paulatino, ya que algunos pacientes presentan un efecto 'rebote' de falta de sueño cuando dejan de tomarlo de repente.

En lo tocante a su segunda pregunta, no está descrito ningún efecto negativo del Orfidal respecto a la hipoacusia.

Respecto a qué se puede hacer para mejorar la rutina del sueño, se pueden utilizar algunas ideas sencillas, que en muchas ocasiones tienen efectos sorprendentes y beneficiosos:

Irse a la cama cuando se está realmente cansado para dormir.

No leer o ver la televisión en el cama, ya que estas actividades no ayudan al sueño.

Si no se consigue dormir en 20 minutos, es mejor ir a otra habitación y hacer algo relajado, como escuchar música suave, hasta que se esté de nuevo cansado para ir a dormir.

Poner el despertador a la misma hora cada mañana.

No intentar dormir más por la mañana debido a una mala noche. Esto solo haría más difícil la noche siguiente.

Evitar dormir durante el día, aunque si se está muy cansado, una pequeña siesta después de comer puede ser útil.

Cuidar el ambiente del dormitorio: ¿Es la cama suficientemente cómoda? ¿Es la temperatura y el nivel de luz adecuado? ¿Hay adecuada ventilación en la habitación?

Evitar el ruido excesivo en la habitación, incluso usando tapones para los oídos.

Intentar relajarse en la última fase de la tarde, evitando cualquier trabajo o actividad complicada.

Evitar café, te, chocolate, refrescos de cola y cualquier otra bebida con cafeína; pero puede ser útil tomar un vaso de leche caliente antes de dormir.

Cenar ligeramente y evitar el alcohol antes de dormir.

Utilizar una rutina de relajación: hay muchas posibles; por ejemplo, contar números hacia atrás despacio imaginando visualmente cada número. Otra posibilidad podría ser intentar ver en la mente una escena o un paisaje que produzca recuerdos agradables.

Si se despierta durante la noche, utilizar de nuevo la rutina de relajación.

A veces es necesario seguir este proceso durante algunas semanas hasta conseguir una rutina de sueño estable. Sin embargo, si a pesar de utilizar todas estas medidas no existe ninguna mejora, sería necesario seguir un diario de sueño, con toda la información acerca del tiempo que cuesta el conciliar el sueño, el número de veces que se despierta por la noche, cuánto tiempo está despierta cada vez, y el tipo de sueños o pensamientos que se tienen al despertar.

Finalmente, se puede buscar consejo médico en una clínica del sueño, donde por la noche se le conectaría, mediante unos cables en la cabeza, a un aparato medidor de su actividad fisio-eléctrica cerebral (electro-encefalograma o EEG). Con este procedimiento es posible monitorizar el sueño y de este modo se podría quizás encontrar las razones del problema, aunque debo decirle algo que puede sorprenderle; a menudo se observa que muchos pacientes duermen más y mejor de lo que ellos sospechan.

Gracias por su confianza en NetDoctor. Esperando haberle sido de ayuda, le saluda cordialmente,

Dr. Antonio Valentín Huete.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 4.50 sobre 5

Comparta en Redes Sociales