Matrimonio entre primos

Pregunta

Por casualidades de la vida conocí a una chica que finalmente ha resultado ser prima segunda mía. Nos estamos empezando a conocer y nos gustaría saber, si en un futuro esto saliera bien y tuviéramos hijos, si habría posibilidades de que debido a nuestro parentesco el hijo pudiera salir con alguna deficiencia. Muchas gracias por su atención.

Respuesta

La consulta que nos hace es ciertamente interesante porque se trata del apasionante tema de la consanguinidad en la reproducción humana y porque este problema está mucho más presente en la sociedad de lo que mucha gente piensa, si bien es más habitual en unos países que en otros.

Según la literatura médica disponible, la consanguinidad, es decir, la circunstancia por la cual dos personas se hallan próximas en parentesco y comparten por ello porciones amplias de un mismo idéntico material genético, es muy elevada en ciertas sociedades en las que hasta hace poco era muy habitual la endogamia, esto es, la concertación de matrimonios en el entorno más inmediato de la persona o incluso entre parientes de la misma familia.

Países en los que existe una muy alta tasa de consaguinidad en las parejas son por ejemplo Pakistán y la India (en algunas comunidades de estos países las tasas de consaguinidad alcanzan el 70%, por causas socio-culturales y/o religiosas), seguidos de los países del Norte de África y de gran parte del oeste, centro y sur de Asia, así como México (tasas del 20% al 50% de consanguinidad).

Donde menos consanguinidad entre parejas hay es en Estados Unidos, y gran parte de Europa (tasas de menos del 1%). En la península ibérica, Japón y Latinoamérica (excluyendo México) la tasas de consanguinidad entre parejas se sitúan en un rango variable, según zonas, del 1 al 10%.

Tras hacer este repaso estadístico se dará cuenta de que el problema que nos consulta es mucho más frecuente de lo que en un principio pudiera parecer. La consanguinidad más frecuente entre parejas lógicamente es la que se da entre primos segundos y debo decirle que es algo suficientemente demostrado que este tipo de uniones generan una tasa algo mayor de hijos con malformaciones genéticas o enfermedades congénitas de diverso tipo.

El incremento de este riesgo es de dos a dos veces y media respecto al de una pareja que no tenga consanguinidad. En Europa el riesgo estándar de tener hijos con problemas congénitos en parejas formadas por primos segundos es aproximadamente del 1 al 3%, lo cual, como le he dicho, es un riesgo sólo 2-2,5 veces superior al del resto de la población, pero existe. A partir de primos terceros, según nos alejamos en la proximidad de parentesco, el diferencial de mayor riesgo desaparece, es decir, hasta los primos segundos el riesgo es el que le he dicho y ya a partir de ahí se disipa, equiparándose a la población normal.

La razón de que sea más frecuente la aparición de malformaciones congénitas en parejas consanguíneas se debe a que ambos progenitores aportan determinados genes recesivos idénticos que son de mala calidad o portadores de enfermedad que, cuando se manifiestan, determinan la enfermedad o la malformación. Explicándoselo de otro modo, le diré que, para todo rasgo o carácter genético (color de ojos, color del pelo, color de la piel, etc.), todos poseemos al menos un par de alelos (genes simétricos o complementarios, uno procedente de nuestro padre y otro de nuestra madre) y que todos portamos genes defectuosos que nos determinan vulnerabilidades y predisposición a enfermedades.

El hecho de que estos tipos de vulnerabilidad o enfermedad debidas a genes no se manifiesten se debe a que el gen sano suele expresarse preferentemente frente al defectuoso por ser dominante o por tener una activación preferente, sin más.

Con la consaguinidad, por tanto, es más probable que se dé la coincidencia de la coexistencia de dos alelos idénticos recesivos sin ningún alelo dominante que compense la deficiencia que estos portan, con lo que se expresa así la vulnerabilidad, malformación o enfermedad que determinan.

Cordialmente,
Dr. Alfonso J. Santiago Marí.


¿Le ha parecido interesante?

21 votos, media: 4.29 sobre 5

Comparta en Redes Sociales