Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud

Manchas en el glande

Pregunta

Tengo desde siempre unas manchas en el glande que no me han preocupado hasta ahora, que no estoy seguro de si han crecido o no. Alguna manchita nueva es un moratón de pillarme con la cremallera que no ha desaparecido tras años. ¿Qué puede ser? Ya entiendo que no se puede hacer un diagnostico con seguridad, pero es que el miedo al cáncer me atenaza.

Respuesta

Esperamos que nuestra respuesta le ayude a resolver su problema. Las fotos que nos envía son de gran ayuda. Es muy importante el tiempo de evolución de las manchas (el hecho de que tengan años de duración nos hace pensar en la benignidad del proceso).

Si las presenta desde siempre, lo más probable es que se trate de una mácula melanótica de mucosas. Se trata de una o varias manchas marrones o negruzcas crónicas que aparecen en las mucosas genital u oral en determinadas personas.

Son de carácter benigno, pueden crecer de manera lenta y progresiva con los años y no es necesario tratarlas, incluso algunas veces desaparecen espontáneamente. Cuando se afectan los genitales suelen localizarse en el glande y en el prepucio (piel que recubre al glande).

Sería bueno saber si presenta manchas similares en la cavidad oral (labios, mucosa de las mejillas, paladar) o en otras localizaciones, como en las zonas alrededor de las uñas de las manos y pies, ya que en ocasiones todo forma parte de un síndrome de carácter benigno en el que aparecen varias de estas manchas y que tampoco requiere tratamiento.

Sería conveniente en su caso descartar otros cuadros, como la existencia de un nevus (lunar), una papulosis Bowenoide (producido por un virus) y un melanoma.

Algunas veces es necesario realizar una pequeña biopsia de la mancha para hacer un diagnóstico correcto (se trataría de coger una pequeña muestra de la zona con anestesia local).

En cualquier caso, nuestra recomendación es que acuda a su dermatólogo para que realice una exploración y determine las pruebas que debe realizar para llegar a un diagnóstico correcto e instaurar un tratamiento adecuado si es necesario.

Cordialmente,
Dr. Daniel Candelas Prieto.

9 Enero 2006