Liquen ruber plano

Pregunta

Hola, llevo doce meses de tratamiento casi todo el tiempo con corticoides para la psoriasis. Estuve casi 4 meses con PUVA, que es lo único con lo que he notado mejoría. En mi última consulta (en diciembre) me cambiaron el diagnóstico por liquen ruber plano. Me gustaría saber todo lo posible sobre esta afección, por qué es necesario utilizar corticoides, sus efectos secundarios, y si la afección aparece por estres. Gracias, I.

Respuesta

Estimado amigo, en primer lugar gracias por ponerse en contacto con NetDoctor. Esperamos que nuestra respuesta le ayude a resolver su problema.

El liquen ruber plano es una enfermedad inflamatoria de la piel de causa desconocida y relativamente frecuente. Se caracteriza por la aparición de pequeñas lesiones sobreelevadas en la piel y/o mucosas que producen un intenso picor. La evolución suele ser crónica y con recaídas. Se presenta a cualquier edad, pero predomina entre los 30 y los 60 años.

El modo en que se produce es a través de una respuesta inmunológica en la que las defensas del organismo atacan a la propia piel, produciendo las lesiones características. El estímulo desencadenante de la reacción inmunológica puede ser variable y múltiple, implicando factores exógenos (agentes infecciosos bacterianos y víricos -sobre todo el virus de la hepatitis C-, medicamentos, tumores, etc.).

Dichos factores externos pueden actuar bien de forma independiente o bien asociados a factores predisponentes endógenos (hipertensión arterial o diabetes), situaciones de estrés emocional (como parece que puede ser su situación) y factores genéticos. Los traumatismos físicos también pueden actuar como factor desencadenante.

La lesión elemental es una lesión sobreelevada, poligonal, rosada a violácea, no mayor de 6-8 milímetros y algo brillante. En su evolución tiende a hiperpigmentarse, adoptando una coloración marrón oscura y llegando a desaparecer con el tiempo (meses o años) sin dejar cicatriz. Estas lesiones se distribuyen simétrica y bilateralmente, siendo las localizaciones más frecuentes las caras de flexión de las muñecas y antebrazos, la región lumbosacra, los flancos del abdomen, las manos y los pies. Con frecuencia se afectan también el cuero cabelludo, las uñas y las mucosas (boca y genitales).

Las lesiones son muy similares en algún momento de su evolución a las que aparecen en otras afecciones cutáneas, como la psoriasis, la sífilis secundaria, las verrugas planas, etc., por lo que en ocasiones se retrasa el diagnóstico correcto.
No es una enfermedad grave ni contagiosa, pero sí muy molesta por el intenso picor de las lesiones. Es conveniente realizar un análisis de sangre para descartar que se asocie a una hepatitis vírica.

En cuanto al tratamiento, son muy eficaces los corticoides aplicados directamente sobre las lesiones o por vía oral si éstas son muy numerosas o afectan a una gran superficie corporal. La mayoría de los pacientes responden bien a los corticoides y si se utilizan correctamente no suele haber efectos secundarios.

Si este tratamiento resulta ineficaz hay otras alternativas que tendrá que considerar su dermatólogo, como por ejemplo la ciclosporina, los retinoides orales, el metotrexate, PUVA (rayos UVA junto a psoralenos vía oral), etc.

Estos últimos tratamientos requieren controles analíticos y pueden tener efectos secundarios importantes, por lo que siempre deben realizarse bajo estricto control médico.

Nuestra recomendación es que acuda a su dermatólogo para que instaure un tratamiento adecuado y evalúe la respuesta al mismo para continuar con él o modificarlo.

Cordialmente,
Dr. Daniel Candelas Prieto.


¿Le ha parecido interesante?

10 votos, media: 4.10 sobre 5

Comparta en Redes Sociales