Inflamación de la vesícula

Pregunta

A mi madre le operaron de una colecistitis aguda, los médicos dijeron que la vesícula estaba inflamada, paredes engrosadas y con infección (necrosada). En los análisis de sangre previos a la cirugía los leucocitos estaban elevados la primera vez en 11000 y la segunda vez cerca de los 13000. Se la intervino quirúrgicamente y ahora se encuentra en recuperación. Mi pregunta es qué tipo de dieta puede seguir y cuáles serían las complicaciones de la cirugía. Les comento que estado leyendo y encontré algo sobre el síndrome de Murphy quisiera saber las complicaciones del mismo y si éste desaparece con la extirpación de la vesícula. Gracias.

Respuesta

Por la información que nos proporciona, su madre ha sufrido una inflamación aguda de la vesícula biliar. Esta es una víscera que se aloja debajo del hígado, en el lado superior derecho del abdomen, y cuya función es almacenar bilis producida en el hígado.

La bilis es un fluido de color verde oscuro/negro que actúa ayudando a la digestión de la grasa en el tubo digestivo. En muchos casos, el mal funcionamiento de la vesícula hace que se formen cálculos (piedras) en su interior. Cuando una o varias de estas piedras obstruyen el conducto por el que se sale la bilis de la vesícula pueden ocasionar la inflamación y posterior infección de su pared y de su contenido.

Esto es lo que se llama colecistitis aguda, que se suele manifestar por náuseas y vómitos, acompañados de dolor en la región superior derecha del abdomen y fiebre. El signo de Murphy no es más que un signo de dolor durante la exploración física que realiza el médico y que está causado por la vesícula inflamada al chocar contra la mano que explora el abdomen.

La colecistitis aguda puede requerir una intervención quirúrgica urgente, en casos complicados, o el tratamiento con antibióticos y una intervención quirúrgica después de 8 semanas de que haya desaparecido la inflamación.

Una vez extirpada la vesícula, la ausencia de la víscera no impide realizar una dieta absolutamente normal. Sin embargo, en el postoperatorio, el intestino puede no tolerar del todo bien las comidas abundantes y ricas en grasa. Pero eso no quiere decir que ese tipo de comidas produzcan daño.

Espero que esta información el haya servido de ayuda. De nuevo, reiteramos nuestro agradecimiento,

Cordialmente,
Dr. Julio Mayol Martínez.


¿Le ha parecido interesante?

5 votos, media: 4.80 sobre 5

Comparta en Redes Sociales