Infarto óseo

Pregunta

Una artroscopia de rodilla dio como resultado rotura de la bolsa sinovial, pero me dijeron que sufría un desgaste de rótula. Como continuaba el dolor de rodilla, me hicieron una radiografía que mostró un infarto óseo en el fémur. ¿Qué es y por qué se produce?

Respuesta

Se denominan infartos óseos a las osteonecrosis asépticas, es decir, muerte de una porción de hueso por falta de vascularización, localizadas en las metáfisis o diáfisis de los huesos largos, es decir, en la caña o las partes superior o inferior del hueso, y a veces de los huesos planos.

La forma habitual es poco dolorosa o indolora. Las radiografías son normales al principio y después muestran zonas de condensación ósea heterogéneas, cuyo aspecto suele ser típico (una mancha blanca en el hueso) y basta para establecer el diagnóstico.

El principal diagnóstico diferencial radiológico es el encondroma, tumor benigno con el a veces se confunde. El aspecto en la resonancia magnética es característico.

Estos infartos se sitúan sobre todo en los miembros inferiores, en especial a ambos lados de la rodilla. Suelen ser múltiples y simétricos, y en aproximadamente un 50% de los casos se asocian a necrosis epifisarias, es decir, de los extremos de los huesos por donde estos crecen, con las que comparten una serie de factores de riesgo bien conocidos.

El pronóstico de los infartos óseos suele ser excelente, pero la posibilidad (infrecuente) de sobreinfección bacteriana o de malignización en sarcomas o tumores óseos malignos existe.

Cordialmente,
Dr. Salvador Pertusa Martínez


¿Le ha parecido interesante?

36 votos, media: 4.08 sobre 5

Comparta en Redes Sociales