Hiperprolactinemia y embarazo

Pregunta

Tengo hiperprolactinemia recurrente desde hace 15 años (valor actual: 54,0 ng/ml). A veces aparece en la resonancia una imagen compatible con un microadenoma, pero en otras ocasiones, no. Actualmente, detectado macroadenoma hipofisario de 10mm. Se nos recomienda evitar un embarazo que, tras aborto por amniocentesis hace un año, es sumamente deseado. ¿Cuáles son los inconvenientes para la gestante y para el feto durante el embarazo y después del parto?

Respuesta

Gracias ante todo por tu pregunta a NetDoctor.

Se ha comprobado que los adenomas hipofisarios aumentan de tamaño durante la gestación, lo que puede llevar asociado la aparición de síntomas neurológicos en la mujer embarazada. Los más importantes son los defectos visuales con reducción del campo visual por afectación del quiasma óptico (estructura neurológica donde se entrecruzan los nervios ópticos en el interior del cerebro) y el dolor de cabeza o cefalea. Estos síntomas aparecen hasta en el 36% de las gestantes (aproximadamente en 1 de cada 3 embarazadas).

Los tratamientos empleados en este tipo de procesos, como la bromocriptina (agonista dopaminérgico) no influyen sobre el feto y no se ha observado aumento de malformaciones fetales ni otros efectos adversos en los bebés de mujeres aquejadas de hiperprolactinemia que han recibido estos fármacos. Otro tratamiento frecuente, la cabergolina o Dostinex, tampoco ha ocasionado aumento en la incidencia de malformaciones fetales.

En las mujeres aquejadas de un macroadenoma hipofisario se recomienda realizar una correcta evaluación médica antes de autorizar o no su embarazo. En caso de que el macroadenoma no afecte al quiasma óptico las pacientes deben recibir tratamiento médico con alguno de los fármacos antes comentados (bromocriptina o cabergolina) durante un período de tiempo suficiente para reducir el tamaño tumoral y, por tanto, reducir la posibilidad de un aumento de su tamaño clínicamente importante durante la gestación.

Cuando esta reducción se haya producido (constatada mediante una nueva Resonancia Magnética Nuclear del cerebro), la paciente podrá intentar quedarse embarazada y si lo consigue, el tratamiento médico deberá interrumpirse.

Si el adenoma hipofisario es muy grande o eleva el quiasma óptico se recomienda el tratamiento quirúrgico mediante una técnica denominada cirugía transesfenoidal antes de que la mujer pueda quedar embarazada. Una vez la mujer haya conseguido su embarazo se recomienda controlarla periódicamente para descartar la recidiva o nueva aparición del tumor hipofisario.

En caso de que la mujer vuelva a presentar síntomas sugestivos de la enfermedad se solicitará una nueva RMN cerebral y si se confirma la recaída tumoral se iniciará tratamiento médico con bromocriptina o cabergolina durante el resto del embarazo, con lo que probablemente se conseguirá una reducción del tamaño del tumor y una mejoría de los síntomas. Tras el parto y el puerperio habrá que reevaluar el caso, determinar los niveles sanguíneos de prolactina y plantear el tratamiento oportuno.

Cordialmente,
Dra. Ana Palacios Marqués.


¿Le ha parecido interesante?

6 votos, media: 4 sobre 5

Comparta en Redes Sociales