Hemangiomas hepáticos

Pregunta

Mi pregunta es: ¿qué es la hepatic hemangioma/gi- bleed? Tengo problemas en el hígado desde hace 2 años, me duele cuando me toco en el lado derecho, en el papel dice hepatic hemangioma un tumor de sangre, quiera saber mas información, si es peligroso. Gracias.

Respuesta

También llamados hemangiomas cavernosos, los hemangiomas son los tumores hepáticos benignos más comunes.

Se presentan a menudo como tumores solitarios, aunque pueden manifestarse de forma múltiple afectando los dos lóbulos hepáticos hasta en el 40% de los pacientes. Su tamaño oscila entre unos pocos milímetros y los 20 centímetros, siendo la mayoría de estos tumores de pequeño tamaño (menores de 5 centímetros).

La mayor parte de los pacientes con hemangiomas hepáticos está asintomática, es decir, no presenta ningún síntoma, y tiene un excelente pronóstico. Es más probable que los síntomas aparezcan en los pacientes con lesiones de mayor tamaño.

Se estima una prevalencia global que oscila entre el 0.4% y el 20%. Las estimaciones más elevadas derivan de estudios de autopsias que sugieren que estas lesiones son bastante comunes en la población general. Estas observaciones vienen confirmadas por el reconocimiento creciente de hemangiomas en pacientes asintomáticos en los que se han practicado pruebas de imagen del abdomen por otras causas.

Aunque pueden ser diagnosticados a cualquier edad, del 60 al 80% de los casos se diagnostican en pacientes de 30-50 años. En los adultos, los hemangiomas aparecen con mucha mayor frecuencia en las mujeres (con una relación 3:1 respecto de los varones).

Las causas de los hemangiomas hepáticos no están completamente establecidas. Se consideran malformaciones vasculares de origen congénito. Se ha sugerido la influencia de las hormonas sexuales sobre este tipo de tumores, ya que aumentan de tamaño durante el embarazo y los tratamientos con estrógenos y progesterona y disminuyen al suspender estos tratamientos.

Los hemangiomas se descubren habitualmente de forma casual durante una intervención quirúrgica abdominal o durante una prueba de imagen abdominal realizada por otros motivos. Es más probable que las lesiones mayores de 4 centímetros puedan causar síntomas. Los más comunes son dolor abdominal y molestias en el cuadrante superior derecho del abdomen (donde se localiza el hígado). Sin embargo, la relación entre el hemangioma y estos síntomas no siempre está tan clara. Otros síntomas menos comunes incluyen náuseas, pérdida de apetito y saciedad precoz que pueden aparecer con hemangiomas grandes que comprimen los órganos adyacentes. Ocasionalmente se puede presentar como un dolor abdominal agudo debido a la trombosis o sangrado en el interior del tumor.

A la exploración física los médicos encontramos pocos hallazgos; como mucho se puede palpar un hígado aumentado de tamaño o una tumoración en el mismo. Los análisis de sangre que miden la función del hígado son a menudo normales, a no ser que haya aparecido alguna complicación como una trombosis, una hemorragia o una compresión de los conductos biliares.

Afortunadamente, la mayoría de hemangiomas hepáticos se mantienen estables a lo largo del tiempo y no dan problemas. Su diagnóstico se realiza a través de determinadas técnicas de imagen, especialmente ecografía, tomografía axial computerizada (TAC) o resonancia magnética nuclear (RMN), que muestran unas características precisas. Actualmente la técnica no invasiva más precisa para diagnosticar estos tumores es la RMN.

En cuanto a su manejo podemos decir que los pacientes asintomáticos, especialmente aquellos con lesiones menores de 1,5 centímetros, pueden estar tranquilos y sólo requerirán controles periódicos del tumor. El seguimiento a largo plazo de estos casos ha confirmado que la mayoría no crece ni desarrolla complicaciones. Los pacientes con lesiones mayores de 5 centímetros requerirán un seguimiento radiológico más estrecho para evitar las complicaciones.

En ausencia de síntomas el riesgo de sangrado es demasiado pequeño para justificar extirpar el tumor. Los pacientes que tienen dolor o síntomas de que el tumor está comprimiendo órganos vecinos deberían ser considerados candidatos a resección quirúrgica. Globalmente, las indicaciones de la intervención quirúrgica de estos tumores han disminuido hasta aproximadamente el 2% de los casos e incluyen el desarrollo de complicaciones como la rotura del tumor y el sangrado en la cavidad abdominal, síntomas incapacitantes por hemangiomas muy grandes o la incapacidad de descartar un tumor maligno mediante los estudios radiológicos.

Actualmente disponemos de 4 procedimientos quirúrgicos para el tratamiento de los hemangiomas hepáticos: la resección hepática, la enucleación o extirpación localizada del tumor, la ligadura de la arteria hepática y el trasplante hepático.

Otras técnicas no quirúrgicas como la embolización u oclusión de la arteria hepática con material específico, la radioterapia y el tratamiento con un medicamento a base de interferon alfa pueden ser útiles en determinados casos.

Cordialmente,
Dr. Salvador Pertusa Martínez.


¿Le ha parecido interesante?

93 votos, media: 4.43 sobre 5

Comparta en Redes Sociales