Golpes de calor

Pregunta

¿Cuáles son las consecuencias de los 'golpes de calor'

Respuesta

El golpe de calor es la situación provocada por un exceso de calentamiento del cuerpo, en un periodo de tiempo relativamente breve.

Esta situación puede llegar a representar una amenaza vital y precisar asistencia médica urgente. Es típico que se produzca en ambientes calurosos y húmedos en personas expuestas durante mucho tiempo al sol y, sobre todo, si realizan un esfuerzo físico importante y no beben el agua necesaria.

Los signos del golpe de calor son la elevación notable de la temperatura corporal, piel caliente y sin sudor, mareo, alteraciones de la visión e incluso convulsiones y pérdida de conciencia. Si no se trata adecuadamente, las consecuencias pueden traducirse en lesiones de órganos vitales por la hipertermia como el cerebro, el hígado, el riñón, y también el músculo esquelético. Además, podrían aparecer alteraciones hemorrágicas.

Cuando una persona sufre un golpe de calor, es importante colocarla en una zona a la sombra y, a ser posible, en un ambiente frío (lo ideal es en una habitación con aire acondicionado y a una temperatura de entre 15 y 18ºC). Debe desvestirse al paciente y dejar que repose desnudo o cubierto solamente con una sábana ligera.

Si la temperatura corporal aumenta hasta los 39,5ºC, la piel está seca y muy caliente (o con una mínima sudación), se recomiendan duchas de agua fría (15-18ºC). También se le puede dar un baño de agua fría, al tiempo que se efectúa un masaje en la piel, para aumentar la circulación.

Otra posibilidad para que la temperatura de su cuerpo disminuya algo más, es cubrir el cuerpo con sábanas o toallas húmedas cambiándolas con frecuencia y, preferiblemente, en combinación con un ventilador eléctrico o un dispositivo similar.

No debe utilizarse agua más fría de 15ºC, ya que se produciría una restricción de la pérdida del calor, secundaria a una constricción de los vasos sanguíneos cutáneos.

De cualquier modo, ante un golpe de calor, el mejor consejo es contactar con un médico en cuanto sea posible o, mejor aún, lleve al paciente al hospital sin demora.

A menudo, una persona que sufre un golpe de calor puede precisar oxígeno, administración de sueros por vía intravenosa e incluso cuidados a largo plazo ingresado en un hospital.

Cordialmente,
Dr. Alfonso Santiago Marí.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales