Fisura anal

Pregunta

Soy bastante estreñida y tengo una fisura anal, diagnosticada por mi médico de cabecera. Como no consigo que cicatrice con la medicación que me dió en su día (Plantaben, Synalar rectal y pomada Eryplast) me ha recomendado un nuevo intento para ver si cicatriza, antes de recurrir a la intervención quirúrgica, o a la evaluación del médico que vaya a efectuarla. Me gustaría saber cómo se hace dicha intervención si no hubiese más remedio que practicarla (el tiempo que pueda durar, si luego debo llevar una vida normal o volverá a aparecer, si dan puntos...), y qué puede indicar que debo hacerme la operación, porque tengo dolores sólo cuando hago deposición, luego se van en 10 minutos. Gracias.

Respuesta

Tal como le habrá explicado su médico, la fisura anal es un desgarro de la piel del ano que causa dolor, fundamentalmente al hacer la deposición.

A veces puede sangrar al final de la emisión de las heces. El dolor puede ser muy intenso e incluso se describe como si pasara una cuchilla de afeitar.

Las fisuras anales se dividen en las de aparición reciente -fisuras agudas- y aquéllas que no han cicatrizado después de algún tiempo, o fisuras crónicas. En este segundo caso, si se explora el ano se puede llegar a ver las fibras del esfínter anal (el músculo que forma la válvula del ano).

Generalmente, el tratamiento consiste en realizar cambios dietéticos, aumentando la ingestión de fibra, y en la aplicación de pomadas con anestésicos locales (lidocaína) o corticoides (hidrocortisona), junto con la toma de baños de asiento con agua tibia, durante períodos de 5-10 minutos, tres veces al día y tras la deposición.

Además, debe evitarse la utilización de papel higiénico y sustituirlo por toallas húmedas. Más recientemente, algunos proctólogos han introducido la inyección de toxina botulínica (Botox) para reducir el espasmo del esfínter y eliminar el dolor (siempre realizado por un especialista).

La cirugía es la última opción cuando no se consigue la cicatrización de una fisura crónica o cuando el dolor de una fisura aguda es incontrolable. El procedimiento más común se denomina esfinterotomía lateral y consiste en la realización de un corte, mediante un bisturí, en el músculo que forma la válvula del ano. El objetivo es eliminar el espasmo.

También puede realizarse una dilatación anal, aunque este procedimiento es cada vez menos usado. Estos procedimientos suelen realizarse en un quirófano bajo anestesia local, regional o general, dependiendo del caso. No se suele precisar la aplicación de suturas y el paciente puede ser dado de alta el mismo día o al día siguiente de la intervención.

La intervención quirúrgica es el tratamiento más efectivo de la fisura anal, pero tiene un cierto riesgo (muy bajo) de incontinencia anal, es decir, de incapacidad para controlar la salida involuntaria de gases o heces por el ano.

Cordialmente,
Dr. Julio Mayol Martínez.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales