Estrés post-traumático

Pregunta

Para una persona que sufre de trastorno por estrés post-traumático ¿qué psicofármaco (para la ansiedad), usted recomendaría, dentro de la gama de productos existente?

Respuesta

El trastorno por estrés post-traumático es un síndrome que se produce tras experimentar un suceso traumático como puede ser un accidente de tráfico, la pérdida de un ser querido, una agresión, un desastre natural, etc. Es normal que tras un suceso impactante se reaccione con ansiedad durante cierto tiempo.

Sin embargo consideramos que existe un trastorno por estrés post-traumático, cuando la reacción es extremadamente intensa, o inusualmente duradera.

Dicho trastorno se caracteriza por respuestas negativas en los planos emocional (tristeza, llantos, melancolía…), mental (recordar permanentemente el hecho traumatizante, culpabilizaciones, ideas obsesivas…) y comportamental (evitar los lugares asociados al suceso, aislamiento, alteraciones en la conducta alimentaria, insomnio...).

El tratamiento de este trastorno depende de los síntomas que presenta cada caso. Dado que gran parte de las reacciones post-traumáticas son de carácter ansioso, puede contemplarse la inclusión en el tratamiento de un fármaco ansiolítico, normalmente de la familia de las benzodiacepinas. El tratamiento farmacológico no actúa sobre las dificultades reales que están manteniendo el trastorno, ni sobre los síntomas cognitivos (pensamientos recurrentes, por ejemplo) o comportamentales (la evitación de lugares), sino sobre los síntomas más somáticos de carácter ansioso.

Por tanto puede utilizarse durante un breve periodo de tiempo (no más de 4 meses) para la reducción de los síntomas más fisiológicos (como por ejemplo el insomnio), bajo estricto control médico y evitando tratamientos largos, dado que estos fármacos generan tolerancia y dependencia. Paralelamente al tratamiento farmacológico, y en algunos casos de forma exclusiva, debería iniciarse un tratamiento psicológico, que incluyera técnicas de intervención como el aprendizaje de relajación, la desensibilización sistemática, la exposición progresiva, la práctica de habilidades sociales, etc., que van ayudar a una recuperación completa y mantenida.

Con respecto a la pregunta sobre cuál es el fármaco más adecuado para este trastorno, dicha decisión la debe tomar un médico analizando todas las particularidades del caso, la historia clínica previa, posibles interacciones, posibles efectos adversos, etc. No procede indicar un fármaco que sea válido de forma general, ni realizar una recomendación sin valorar personalmente cada caso.

Esperamos que esta información le sea de ayuda.

Cordialmente,
Dr. José I. Baile Ayensa.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales