Esclerosis sistémica

Pregunta

Me gustaría saber las diferencias entre esclerosis sistémica y esclerosis múltiple, mi médico me ha dicho que no es lo mismo. Quisiera saber si en un futuro aparte de poder sufrir insuficiencia cardiaca y respiratoria, podría sufrir otoesclerosis, y si me puede afectar a los ojos. Muchas gracias por su atención. Me serviría de gran ayuda pues aunque he buscado información en internet no logro encontrar lo que quiero.

Respuesta

Estimada señora, gracias ante todo por su confianza en NetDoctor.

Es cierto lo que le ha comentado su médico. La esclerosis sistémica y la esclerosis múltiple son dos enfermedades completamente diferentes y que no tienen nada en común, salvo el primer nombre, que puede llevar a la confusión. La esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica de la que puede obtener usted mayor información en el enlace al artículo de referencia de nuestra Enciclopedia. El enlace: http://www.netdoctor.es/XML/verArticuloMenu.jsp?XML=000039.

La esclerosis sistémica, también llamada esclerodermia, es una enfermedad con afectación de diferentes órganos o sistemas, de causa no aclarada, con desarrollo de fenómenos inflamatorios y autoinmunes asociados, alteración de los vasos sanguíneos y desarrollo de fibrosis, que se manifiesta fundamentalmente en la piel con la presencia de esclerosis, aunque también afecta a diversos órganos internos como el aparato digestivo, los pulmones, los riñones y el corazón. Dependiendo del grado y la extensión de dicha afectación, el pronóstico de la enfermedad puede variar de unos enfermos a otros.

En realidad, la gran variedad de presentación y evolución de la esclerosis sistémica en diferentes pacientes hace que, más que de una enfermedad concreta, debamos hablar de un conjunto de enfermedades. El síndrome CREST al que usted alude en su correo hace referencia a los acrónimos de calcinosis o depósitos de calcio, fenómeno de Raynaud o alteración de los vasos sanguíneos, afectación esofágica, esclerodactilia o esclerosis de los dedos y telangiectasias o dilataciones de los pequeños vasos sanguíneos de la piel.

Como antes comentábamos, esta enfermedad puede afectar a diversos órganos internos como los pulmones. Los pacientes con afectación pulmonar presentan dificultad para respirar, de carácter progresivo, especialmente cuando realizan ciertos esfuerzos, y tos. Ello es debido a la formación de una fibrosis intersticial en los pulmones que a largo plazo, efectivamente, puede conducir a una insuficiencia respiratoria crónica. De igual forma puede verse afectado el corazón. La fibrosis del miocardio o músculo cardíaco puede manifestarse clínicamente como una disminución de la tolerancia al esfuerzo, fatiga y palpitaciones. A largo plazo y cuando también se afecta el pericardio o membrana que recubre al corazón, puede aparecer insuficiencia cardiaca. Otro órgano que se afecta con relativa frecuencia es el riñón.

Como en otras enfermedades de tipo autoinmune-inflamatoria, la esclerosis sistémica puede asociarse con manifestaciones múltiples de tipo autoinmune como el llamado Síndrome de Sjögren o sequedad de las mucosas, que cursa con disminución o ausencia de lágrimas y boca seca, la tiroiditis de Hashimoto o inflamación de la glándula tiroides, que puede producir hipotiroidismo por disminución de la producción de hormonas tiroideas por esta glándula, afectación de los nervios periféricos como la neuralgia del trigémino, e incluso, alteración del Sistema Nervioso Central.

Hasta donde conocemos, no está descrita la aparición de otoesclerosis en esta enfermedad. Se trata éste de un problema bastante frecuente en mujeres de mediana edad, que cursa con hipoacusia o disminución de la agudeza auditiva y que puede requerir tratamiento especializado.

Cordialmente,
Dr. Salvador Pertusa Martínez.


¿Le ha parecido interesante?

19 votos, media: 4.26 sobre 5

Comparta en Redes Sociales