Enfermedad inflamatoria pélvica

Pregunta

He estado ingresada en el hospital desde el sábado hasta ayer lunes que me dieron el alta a causa de una enfermedad pélvica inflamatoria. Acudí a urgencias con fuerte dolor pélvico al tacto, al andar, sin fiebre, ni nauseas, sólo dolor ( pensaba que era apendicitis, me dolía más el lado derecho), y después de pruebas me diagnosticaron la enfermedad. Me dejaron ingresada para administrarme antibióticos intravenosos, y después de la primera noche ya me encontraba mejor. Ahora ya no tengo dolor, si me aprieto la tripa no me duele, y sigo con medicación oral. He visto que una de las causas es la transmisión sexual, pero mi última relación fué en 20 de noviembre, mi pregunta es si puede ser que entonces me infectara, pues sí que tuve alguna relación sin preservativo al estar tomando la píldora. Han pasado 4 meses, y me queda la duda; y si fuera así, ¿es necesario que el hombre tomara medidas médicas? Muchísimas gracias por su tiempo.

Respuesta

Estimada amiga, muchas gracias por la confianza que depositas en NetDoctor. A continuación intentaré explicarte en qué consiste y cómo se trata la enfermedad pélvica inflamatoria que te han diagnosticado.

La enfermedad pélvica inflamatoria (EPI) consiste en la infección del útero, trompas de Falopio y estructuras pélvicas adyacentes. Se trata de una infección polimicrobiana o multibacteriana, es decir, producida por múltiples gérmenes. Hasta en la mitad de casos aparecen unos gérmenes que conocemos con el nombre de Chlamydia Trachomatis y Neisseria Gonorrhoeae o gonococo, además de otros gérmenes que pueden formar parte de la flora habitual del cuello de la matriz y la vagina.

Tanto la Chlamydia como el gonococo se transmiten a través de las relaciones sexuales y, en principio, lo que producen es una cervicitis o infección y posterior inflamación del canal interno del cuello uterino. Dicha infección e inflamación cervical pasa desapercibida en la mayoría de los casos ya que no suele dar síntomas manifiestos; a lo sumo, produce un aumento del flujo vaginal.

En condiciones normales el canal interno del cuello de la matriz y el moco allí existente constituyen una barrera protectora que evita el ascenso de los gérmenes presentes en la vagina, pero la infección cervical producida por el gonococo o la Chlamydia alteran estas barreras protectoras y permiten así el ascenso de los gérmenes a la cavidad uterina y las trompas.

Estos microorganismos ascienden a la cavidad uterina especialmente durante la menstruación, debido a las alteraciones que sufre el moco cervical en este momento del ciclo. Además son factores de riesgo para estas infecciones el hábito de fumar, el uso de duchas vaginales, la inserción reciente de un DIU (dispositivo intrauterino) y determinados estados de déficit inmunológico o de defensas y nutricional. De ahí que no haya una relación directa en el tiempo entre el contacto sexual y la aparición de los síntomas de la EPI.

En tu caso te recomendaría que, aunque has recibido un tratamiento adecuado para la enfermedad y los síntomas han desaparecido, te realizases un cultivo del cuello de la matriz específico para Chlamydias y gonococo ya que, en caso de que tuvieses la infección por alguno de estos gérmenes, deberías recibir el tratamiento específico oportuno.

Si tienes una pareja sexual estable, también sería aconsejable que él se realizara un cultivo de la uretra (caño de la orina) para descartar que tenga una infección y, en el supuesto caso que la tuviera, recibir el tratamiento específico adecuado.

Por último, únicamente recordarte que, como bien sabes, el preservativo y los óvulos espermicidas tienen un papel protector frente a las enfermedades de transmisión sexual y, por tanto, frente a la enfermedad pélvica inflamatoria.

Cordialmente,
Dra. Ana Palacios Marqués.


¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 1 sobre 5

Comparta en Redes Sociales