Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud

Enfermedad de Perthes: pronóstico y tratamiento

Pregunta

Mi hijo tiene la enfermedad de Perthes en ambas caderas. Lleva 11 meses con ella y en una pierna es de grado 4 y en la otra de grado 2. Ahora mismo está en la fase de "revascularización" en la de grado 4. Mi pregunta es: en circunstancias normales ¿cuánto tiempo suele durar todo el proceso? Y en su caso, estando en esa fase, ¿cuánto le puede faltar? Ahora está llevando un aparato en las piernas, es un Scott (no sé si se escribe asi). La otra pierna tiene un grado 2, se detectó algo más tarde y me dicen que en ésta no es tan preocupante. No alcanzo a ver el final del túnel. ¿Qué me pueden decir?. Muchas gracias por anticipado, espero sus noticias. Reciban un saludo.

Respuesta

Debo indicarle que la enfermedad de Perthes, nombre con el que mejor se la conoce en España, es un proceso producido por la falta de riego sanguíneo en las epífisis óseas de los fémures, en los extremos de los huesos más largos de las piernas, alterando su crecimiento normal. Se produce sobre todo en niños varones, mayoritariamente entre los cinco y diez años de edad, aunque se presenta en niños de hasta dos años.

Se inicia con dolor en la cadera y con alteraciones en la marcha, que van agravándose lentamente hasta limitar el movimiento de las piernas. Incluso se han descrito casos en los que no hay signos que indiquen sobre la aparición de la enfermedad. Su origen se desconoce, barajándose desde causas traumáticas a infecciosas, inflamatorias, vasculares e incluso alteraciones de la coagulación.

En el caso de su hijo la presentación es bilateral, hecho poco frecuente y según los grados de afectación que nos indica, II y IV, las lesiones pueden ser significativas. Su importancia se encuentra en los problemas ortopédicos en los que deriva.

El pronóstico, por la pregunta que realiza sobre el tiempo de todo el proceso, es difícil de establecer. Depende de factores como la edad de aparición (mejor cuanto más pequeño es el niño), la extensión afectada de la cabeza femoral (más afectación, peor pronóstico), la esfericidad de la cabeza femoral o el tiempo transcurrido hasta el inicio del tratamiento. La enfermedad suele conducir a una artrosis de la cabeza del fémur, que es la parte del hueso que se apoya en el acetábulo, la cavidad de la cadera en la que se articula el fémur para que las piernas puedan moverse.

La deformidad de la cabeza femoral es por tanto el problema más destacado en la enfermedad de Perthes, pues al desgastarse la cadera conduce a dolor en la misma y a una sustitución por prótesis (artroplastia de cadera) que en los casos de peor pronóstico suele hacerse entre los 25 y 35 años de edad. Por ello, hay que tratar de reducir al máximo esta deformidad, para retrasar el mayor tiempo posible la intervención.
Mediante las radiografías se puede valorar el pronóstico de su hijo, estudiando la aparición de signos de diferente tipo que indican cómo evoluciona la enfermedad. Otros procedimientos utilizados son la gammagrafía, la resonancia o la ecografía.

No existe por ahora un tratamiento definitivo, e igualmente es difícil de establecer al desconocerse su resultado final. El más frecuente es el ortopédico, incluyendo desde reposo en cama a tracción móvil, férulas y contenciones del fémur.

El tratamiento ortopédico que nos indica, una ortesis de Scottish Rite, se considera, de todas las ortesis utilizadas en la enfermedad de Perthes, como de las más ligeras y de las menos restrictivas sobre el movimiento. Se coloca a modo de contención de la cabeza femoral para prevenir y corregir la deformidad. Puede llevarla al menos un año más, hecho que dependerá de la valoración periódica por el traumatólogo que trate a su hijo.

La cirugía cada vez es menos recomendada en las fases iniciales y la mayoría de los pacientes pueden ser tratados mediante técnicas ortopédicas, lográndose un buen resultado.

Cordialmente,
Dr. Sergio García Vicente

22 Octubre 2004