Enfermedad celíaca.

Pregunta

¿Qué factores son los que pueden causar una atrofia de las vellosidades del duodeno? ¿Son siempre alguna enfermedad determinada o existen otros factores externos que la puedan causar? Gracias por su atención.

Respuesta

Las enfermedades del intestino delgado se acompañan a menudo de alteraciones de la función intestinal que, clínicamente, se manifiestan con un síndrome de malabsorción, es decir, de un trastorno de la absorción intestinal de los alimentos digeridos en el estómago que cursa con diferentes signos y síntomas que más adelante detallaremos.

Son diversas las situaciones que cursan con malabsorción intestinal: desde una digestión inadecuada por enfermedades del estómago, el hígado o las vías biliares, una superficie de absorción inadecuada como ocurre en el llamado síndrome del intestino corto, malabsorción por sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado, alteraciones asociadas a la obstrucción de los vasos linfáticos como en la llamada Enfermedad de Whipple o el linfoma intestinal, hasta defectos de la función de la mucosa intestinal.

Dentro de estos últimos nos encontraríamos, entre otros, con los trastornos inflamatorios o infiltrativos como la llamada enteritis regional, lesiones post-radiación del intestino delgado, enteritis eosinofílica o dermatitis y malabsorción, pero también con trastornos endocrinológicos y metabólicos como la diabetes mellitus y los trastornos tiroideos, la enteropatía o enfermedad intestinal con pérdida de proteínas y las alteraciones bioquímicas y genéticas del intestino delgado.

Algunas de las enfermedades mencionadas en el párrafo anterior pueden cursar con alteraciones de la mucosa intestinal pero es la llamada enfermedad celíaca, esprúe celíaco o enteropatía por gluten la enfermedad que se caracteriza por un proceso de malabsorción, una estructura anormal del intestino delgado con una alteración típica constituida por atrofia de las vellosidades de la mucosa intestinal, y una intolerancia al gluten, una proteína existente en el trigo y sus derivados.

La enfermedad celíaca de los niños y el esprúe no tropical de los adultos son, probablemente, la misma enfermedad con los mismos mecanismos de producción.

Nos centraremos a continuación en este último trastorno, la enfermedad celíaca, por ser el más frecuente de los mencionados.

La enfermedad celíaca del adulto es una enfermedad ciertamente frecuente (afecta a una de cada 200 personas blancas, el 70 % de las cuales son mujeres) aunque infradiagnosticada. Su forma de presentación varía desde formas sintomáticas o clínicamente manifiestas pasando por formas asintomáticas, subclínicas o silentes y hasta formas latentes. Su gravedad es, asimismo, muy variable. Existen personas asintomáticas con las típicas alteraciones de la mucosa intestinal.

La enfermedad tiene un fuerte componente genético y podría ser heredada a través de un gen dominante de penetración incompleta. Se ha sugerido que estos factores genéticos predispondrían a la tolerancia inmunológica de proteínas de la dieta, como las proteínas del gluten, que podrían dar lugar a la unión del gluten a las células epiteliales de la mucosa intestinal con la consiguiente lesión de la misma.

Las biopsias del intestino delgado (especialmente el duodeno y el yeyuno) de los pacientes celíacos suele mostrar una lesión anatomopatológica característica: achatamiento y aplanamiento de la superficie de la mucosa con vellosidades ausentes o cortas y gruesas. Estas alteraciones son características de esta enfermedad pero no específicas. Lesiones similares pueden observarse en otras enfermedades como los linfomas o tumores de intestino procedentes de un tipo de leucocitos, el esprúe tropical y la hipogammaglobulinemia asociada a malabsorción.

Los pacientes aquejados de celiaquía suelen presentar un cuadro de malabsorción intestinal con pérdida de peso, distensión abdominal, diarrea, esteatorrea o eliminación de grasa con las heces y resultados anormales en las pruebas de función de la absorción intestinal.

A la hora de establecer un diagnóstico definitivo de la enfermedad deben tenerse en cuenta los siguientes criterios:
signos de malabsorción.

una biopsia anormal del intestino delgado en la que aparezca aplanamiento de las vellosidades intestinales con alteraciones del epitelio de superficie.

mejoría clínica, bioquímica e histológica, es decir, de los síntomas y signos del paciente, del resultado de sus análisis de sangre y de la biopsia del intestino, después de la instauración de una dieta sin gluten.

Las pruebas que detectan anticuerpos antigliadina y antiendomisiales en sangre parecen métodos valiosos para la detección selectiva de la enfermedad celíaca en familiares de enfermos.

El tratamiento de esta enfermedad consiste, básicamente, en adoptar una dieta sin gluten. Alrededor del 80% de los pacientes mejoran con esta única medida. La mejoría sintomática suele presentarse en pocas semanas pero la de las pruebas de la función de absorción intestinal y de las características histológicas del intestino delgado puede que no se produzca hasta pasados varios meses.

Cordialmente,
Dr. Salvador Pertusa Martínez


¿Le ha parecido interesante?

6 votos, media: 3.33 sobre 5

Comparta en Redes Sociales