Encondroma

Pregunta

Desde hace más de 10 años tengo una hernia discal que me está creando muchos problemas, sobre todo después de los partos de mis hijos. En una revisión rutinaria de mi hernia me detectaron un encondroma en el fémur y estoy muy afectada psicológicamente, porque a pesar de que he leído sobre el tema y he hablado con mi traumatólogo no estoy tranquila y no puedo conciliar el sueño pensando en ello. ¿Me podrían explicar qué es exactamente, qué se puede hacer y si mi vida corre peligro? Agradeciendo de antemano su valioso tiempo, reciban un cordial saludo.

Respuesta

Un encondroma es un tipo de tumor óseo benigno, es decir, no canceroso, que se origina a partir del cartílago, tejido especializado del que nacen los huesos. Suelen ser tumores solitarios que afectan el cartílago intramedular del hueso (la “caña” del hueso).

Aparecen con mayor frecuencia en los huesos de las manos y de los pies, aunque también pueden aparecer en huesos largos como el fémur del muslo (este parece ser su caso), el húmero del brazo o la tibia de la pierna. Afectan a personas de ambos sexos por igual, con un pico máximo de aparición en torno a la tercera década de la vida.

Cuando aparecen múltiples encondromas en un mismo individuo hablamos de un trastorno conocido como Enfermedad de Ollier y cuando aparecen múltiples encondromas asociados a unos tumores de los vasos sanguíneos llamados hemangiomas, hablamos de otro proceso conocido como Síndrome de Maffuci.

Las causas de la aparición de esta enfermedad no se conocen, aunque se cree que se producen como consecuencia del crecimiento anormal del cartílago que recubre los extremos de los huesos o del crecimiento persistente del cartílago embrionario original.

Este tipo de tumores suelen ser asintomáticos, es decir, no suelen manifestar síntomas o signos. Cuando éstos aparecen pueden hacerlo generalmente con dolor o con la aparición de una fractura, que llamamos patológica, por debilitamiento del hueso. Aunque se trata de un tumor benigno, se han detectado casos que han degenerado en tumores malignos o cancerosos.

Como no suelen dar síntomas, el diagnóstico es la mayoría de las veces accidental, como parece haber sido su caso al estudiar por rayos su columna vertebral, y se basa en los hallazgos clínicos, radiológicos y del examen del tejido extirpado. Otras veces se detectan durante un examen físico rutinario o si aparece la mencionada fractura anómala del hueso afecto.

Diversas técnicas permiten examinar los huesos afectados de un encondroma: radiografía simple, escáner con radionúclidos de los huesos, Tomografía axial computerizada (TAC) y Resonancia magnética nuclear (RMN).

El tratamiento de este tipo de tumores es en muchas ocasiones, especialmente en los tumores solitarios y no dolorosos, simplemente expectante, es decir, esperar y vigilar la evolución. Si aparece dolor o se detectan lesiones anómalas en las pruebas de seguimiento, se suele proceder a la biopsia o resección quirúrgica del tumor con relleno de un injerto óseo.

En cualquier caso, imagino que todos estos datos que yo le proporciono ya los habrá leído o le habrán sido explicados por sus médicos. Para su información, le añadiré que menos de uno de cada cien casos se transforman en tumores malignos (llamados condrosarcomas) con lo que la probabilidad de complicaciones mayores es realmente baja.

Le recomendamos que siga los controles que sus médicos sin duda le aconsejarán para evitar problemas en el futuro.

Cordialmente,
Dr. Salvador Pertusa Martínez


¿Le ha parecido interesante?

30 votos, media: 4.53 sobre 5

Comparta en Redes Sociales