Dolor de cadera a los dos años

Pregunta

Desde hace 6 meses mi hijo se queja durante el cambio de pañal y al realizar según qué movimientos, como subir o bajar del sofá, levantarse y agacharse, etc., del lado derecho entre la ingle y la nalga, a veces me indica la zona del apéndice. El pediatra no le ha visto nada, pero este fin de semana se ha incrementado y nos explica que puede ser una inflamación de la cadera al haber sufrido problemas estomacales, intestinales y que está en pleno crecimiento. Nos ha recomendado una radiografía de cadera. Mi pregunta es ¿tiene lógica este razonamiento? ¿Saldrá en Rx alguna imagen si se trata de esto? ¿Cómo podemos calmarle esta molestia y cuánto puede durar? Gracias por el servicio y atención.

Respuesta

La consulta que nos formula es ciertamente interesante, pero quizás puede ser algo compleja de responder.

Los signos observados en su hijo, que denotan que puede padecer un dolor en la región de la articulación coxo-femoral izquierda (cadera izquierda) son coherentes con dicho problema. Cuando existe inflamación en algún elemento de dicha articulación no es infrecuente que pueda surgir, aparte del dolor en la propia cadera, dolores referidos a zonas próximas como la ingle, la cara lateral e interna del muslo o incluso la fosa ilíaca izquierda, que es la zona que usted denomina como la del apéndice.

Si el niño ha sido visto por el pediatra y éste ha descartado cualquier otra posible dolencia abdominal, muscular, de un nervio, etc., constatando, al igual que usted, que el niño padece dolor claramente relacionado con los movimientos de la cadera, es claramente recomendable realizar un estudio radiológico de dicha articulación, lo que en principio supone hacer una radiografía simple en dos proyecciones (frontal y lateral).

Con esa sencilla prueba de imagen se pueden diagnosticar bastantes problemas de salud de tal articulación pero, lo que es más importante, se pueden descartar muchos otros trastornos por la ausencia de imágenes patológicas que hagan sospechar dichos procesos.

En muchas ocasiones, en Medicina, se somete a los pacientes a estudios radiológicos simples, a sabiendas de que muy probablemente dichas exploraciones no servirán para llegar a un diagnóstico certero, pero con la convicción y finalidad de excluir enfermedades relevantes del hueso o de los cartílagos que cuando están presentes provocan lesiones en tales tejidos y son claramente visibles en la radiografía sencilla.

Cuando una radiografía no muestra ninguna imagen patológica, lógicamente, esto no quiere decir que no exista un problema de salud, pero sí podemos decir que algunas enfermedades que provocan lesión en los tejidos pueden ser descartadas.

Tras una radiografía normal se puede recurrir a otros estudios de imagen con intención de alcanzar una conclusión diagnóstica precisa, pero es lógico y de buen proceder comenzar realizando exploraciones radiológicas sencillas en casi todos los casos, por las razones que le he comentado.

Respecto a su duda sobre la mejor actitud para aliviar el malestar de su hijo, sólo puedo contestarle que quizás fuera preciso darle algún anti-inflamatorio de uso pediátrico pero eso, evidentemente, debe ser aconsejado y prescrito por su pediatra, así como las medidas de prevención más convenientes respecto a si deben usarse o no pañales en estos días, qué movimientos de la cadera deberían evitarse, etc.

Consulte concretamente a su pediatra sobre todas estas cuestiones, déjese asesorar por él y ya verá como muy probablemente su hijo se recuperará en breve de su problema sin mayores dificultades.

Cordialmente,
Dr. Alfonso J. Santiago Marí.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales