Disfunción eréctil ¿por miedo?

Pregunta

En los últimos meses he tenido situaciones incómodas con mi pareja, ya que justo antes de tener relaciones mi miembro se ablanda, no se si es miedo al sexo o es un problema de impotencia. ¿Qué puedo hacer para curar este problema?

Respuesta

Es muy revelador que usted mismo diga que su problema podría deberse al miedo al sexo.

Desde luego el temor al acto sexual o la falta de estímulos son causas muy frecuentes de la pérdida de la excitación sexual y de la impotencia o disfunción eréctil.

Existen muchas otras causas de la disfunción eréctil (trastornos neurológicos o vasculares, diabetes, ciertos fármacos, etc.) pero atendiendo a lo joven que es usted me inclino a pensar que la razón más probable en su caso tiene un punto de apoyo psicológico.

El juego sexual no siempre es sencillo de elaborar. El proceso es muy variable de unas personas a otras, pero por lo general se requiere una primera fase en la que ha de surgir el deseo y en las que los estímulos o la motivación para realizar el acto han de ser suficientes.

En esta fase muchas personas generan una cierta ansiedad que puede impedirles el tránsito adecuado a una fase posterior en la que la relajación y la desinhibición son esenciales para favorecer un buen juego en la pareja. La colaboración del compañero/a sexual es muy importante para lograr una adecuada excitación, generar una buena confianza y formar un clima agradable en el que sea fácil relajarse y desinhibirse.

Cualquier temor, pensamiento anómalo, incertidumbre, etc. que tenga uno en la cabeza al abordar el encuentro amoroso puede ser una causa determinante de la falta de erección.

Por ello le aconsejo que modifique las circunstancias de sus encuentros amorosos, el lugar, la hora, etc., de manera que le puedan ayudar a crear un nuevo tipo de enfoque. También le aconsejo que pida comprensión, paciencia y colaboración a su pareja y que busquen entre ambos un ejercicio reposado y placentero de besos, caricias y demás gestos amorosos no genitales que enriquecen notablemente el juego sexual en la pareja.

Por último le aconsejo que consulte con un psicólogo o terapeuta de pareja si el problema persiste o se agrava, así como con un urólogo. Si la razón no fuera psicológica existen hoy día buenos tratamientos para potenciar la erección, como la Viagra, pero que no deben emplearse sin haber sido sometido a un estudio adecuado por un especialista.

Cordialmente,
Dr. Alfonso Santiago Marí.


¿Le ha parecido interesante?

5 votos, media: 3.20 sobre 5

Comparta en Redes Sociales