Dermatitis atópica

Pregunta

Mi hija tiene dermatitis atópica, con costra en la cabeza y detrás de las orejas. A veces también en párpados y cuello, que se le descama mucho. ¿Puedo hacer algo por evitarlo? Qué consecuencias tiene el uso de corticoides con el tiempo? No se lo pongo a no ser que esté muy enrojecido.

Respuesta

Debe saber que la dermatitis atópica es un problema muy frecuente en los niños y que no es grave, aunque sí que puede resultar algo “latoso”.

Los niños con dermatitis atópica suelen tener la piel más seca de lo normal y por eso tienen más tendencia a tener picores y padecer eccemas en la piel, sobre todo en las zonas de los pliegues cutáneos (cuello, axilas, ingles, codos y detrás de las rodillas). También es habitual que tengan con más frecuencia costra láctea (descamación y formación de costras en el cuero cabelludo). Los brotes pueden ser de intensidades diferentes, precisando en muchos casos el uso de corticoides tópicos (aplicados directamente sobre la piel), antihistamínicos por vía oral (como el Atarax, que usted ya conoce) y, si los brotes son muy intensos, incluso corticoides por vía oral.

Las cremas con corticoides que se utilizan en los niños suelen ser de potencia baja y no dan problemas si se utilizan siguiendo las indicaciones del dermatólogo. En ocasiones los eccemas se sobreinfectan por bacterias, precisando tratamiento con antibióticos. Cuando los niños no tienen brotes y están bien, es fundamental no agredir la piel utilizando geles de baño y ducha suaves (como los que usted ya utiliza) y “engrasar” bien la piel después del baño o la ducha con cremas, leches o aceites adecuados para pieles secas o atópicas (como los que usted ya utiliza).

En cuanto a la costra láctea se recomienda utilizar aceites sobre la zona afectada y utilizar champúes suaves (por ejemplo de la marca Exomega, que usted ya conoce). Cuando aparece el brote deberá aplicar un corticoide suave sobre las zonas afectadas hasta que se recupere la piel normal.

Nuestra recomendación es que siga los consejos de su dermatólogo o pediatra. Por lo que nos cuenta, parece que ya sigue todas estas recomendaciones correctamente. No debe inquietarse si a pesar de hacerlo adecuadamente surge algún brote más intenso. Generalmente todos los síntomas de la dermatitis atópica van disminuyendo a medida que el niño crece y en la mayoría de los casos desaparecen parcial o totalmente al llegar a la pubertad.

Esperamos que nuestra respuesta le haya ayudado a resolver su problema.

Cordialmente,
Dr. Daniel Candelas Prieto


¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 4 sobre 5

Comparta en Redes Sociales