Dengue

Pregunta

A mi hermano menor de apenas 10 años le ha dicho el doctor que tiene las plaquetas bajas, y que tiene algo así como dengue, y que podría ser hemorrágico. Nos ha dicho que lo cuidemos de picaduras de mosquitos y que tratemos que esté en reposo y aislado, pues no puede causarse moretones porque le afectaría.

Respuesta

El dengue es una enfermedad infecciosa causada por un virus de la familia de los flavivirus, de los que existen 4 tipos diferentes. La infección por uno de los tipos confiere protección a largo plazo para ese tipo pero no frente a los otros tipos. Es una enfermedad endémica en más de 100 países del mundo, sobre todo de las regiones tropical y subtropical, que causa entre 50 y 100 millones de casos anuales en todo el mundo.

Su importancia como problema de salud pública radica en que puede cursar con manifestaciones muy graves como la fiebre hemorrágica por dengue y el síndrome de shock por dengue.

Cualquier persona que viva en una región endémica de esta enfermedad es susceptible de contraer la infección por el virus del dengue, especialmente aquellas que viven en países del Asia tropical, América Central y del Sur y el Caribe. En México, tras un período de calma relativa, la fiebre hemorrágica por dengue ha rebrotado en estos cinco últimos años, con más de 1.000 casos anuales. También pueden presentar la enfermedad personas que viajen a estas zonas endémicas.

La mayoría de estas infecciones son probablemente asintomáticas (no producen síntomas), pero cuando los presentan lo hacen con un amplio abanico de manifestaciones clínicas que van desde un cuadro febril leve hasta un síndrome de shock que puede poner en peligro la vida de la persona que padece la infección. Los síntomas típicamente se desarrollan entre 4 y 7 días tras la picadura de un mosquito infectado, aunque el período de incubación puede variar entre 3 y 14 días.

El dengue clásico, también llamado fiebre del dengue, se manifiesta por un cuadro agudo de fiebre, dolor de cabeza, dolor detrás de los ojos y dolores musculares y articulares pronunciados. La fiebre dura 5-7 días y puede ser seguida de un período de gran cansancio que dura de varios días a varias semanas.

En los niños no siempre se presentan los síntomas descritos anteriormente y en algunos pacientes pueden predominar los síntomas gastrointestinales o los respiratorios. Una erupción cutánea asociada es un síntoma muy común. Otros pacientes desarrollan síntomas más graves llamados fiebre hemorrágica por dengue que se caracteriza por trastornos de la coagulación de la sangre, con las consiguientes hemorragias, y alteraciones del hígado.

A la hora de establecer el diagnóstico de esta enfermedad el examen físico del paciente es generalmente inespecífico y el análisis de sangre muestra una leucopenia o disminución del número de glóbulos blancos, una trombocitopenia o descenso del número de plaquetas y algunas alteraciones de las enzimas que produce el hígado .

Las manifestaciones hemorrágicas se producen con frecuencia en pacientes con fiebre por dengue, aunque afortunadamente sólo en muy pocos casos son graves. La tendencia hemorrágica de un paciente puede ser evaluada mediante la llamada prueba del torniquete que consiste en hinchar en el brazo un manguito de los que se usan para tomar la presión arterial y comprobar si aparecen unas manchas sanguíneas debajo de la piel que llamamos petequias.

La fiebre hemorrágica por dengue es, como decíamos, la manifestación más grave de la infección producida por el virus del dengue. La gravedad de las manifestaciones hemorrágicas es bastante variable entre los pacientes con esta enfermedad. El fallo de las funciones del hígado o del sistema nervioso central raramente domina el cuadro clínico de un paciente con infección aguda por este virus.

El diagnóstico de esta enfermedad requiere una sospecha clínica de la infección por parte del médico y, en cualquier caso, habrá que establecer el diagnóstico diferencial con otras enfermedades con síntomas similares como la gripe, infecciones producidas por virus intestinales, el sarampión o la rubéola.

Dado que no existe ningún tratamiento específico para esta enfermedad, la prevención de la infección se muestra la medida más importante y eficaz. Así, el control de los mosquitos del tipo Aedes aegypti, que transmite el virus del dengue, y el desarrollo de vacunas específicas son dos potenciales medidas para prevenir la infección por el virus del dengue. La primera de estas medidas es la que ha demostrado ser la más eficaz, ya que hasta la fecha no disponemos de ninguna vacuna específica frente a esta infección vírica.

En los pacientes con hemorragias graves pueden ser necesarias las transfusiones sanguíneas.

No sabemos el alcance de la enfermedad de su hermano, pero esperamos que esta respuesta le haya servido de ayuda.

Cordialmente,
Dr. Salvador Pertusa Martínez.


¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 3 sobre 5

Comparta en Redes Sociales