Coxis: rotura

Pregunta

Me rompí el coccix hace casi 4 meses. He hecho rehabilitación y los dolores siguen. Ayer me infiltraron y el médico me habló de la posibilidad de operar. Creo que es lo mejor porque despues de cuatro meses no puedo permanecer sentada mucho tiempo( y mi trabajo es de estar sentada), cuando estoy con la regla los dolores son tremendos, al ir al baño... Me gustaría saber algo sobre la operación.

Respuesta

El dolor coxígeo o coccidinia es un problema relativamente común que se diagnostica con facilidad. Aunque la mayor parte de los casos se resuelve espontáneamente en el transcurso de semanas o meses con tratamiento sintomático, en ocasiones es muy molesto y debilitante. Los síntomas prolongados pueden llevar a la realización de pruebas diagnósticas e intervenciones agresivas que no vienen sustentadas por pruebas sólidas de eficacia obtenidas de la investigación médica. La mayoría de publicaciones sobre este problema son casos clínicos, series de casos y revisiones y existen pocos estudios de investigación rigurosos.

El dolor coxígeno que se asocia con un traumatismo agudo, como es su caso, es más probable que se resuelva que los síntomas que se desarrollan de forma insidiosa y sin una causa aparente. Se han empleado diferentes tratamientos: fármacos, inyecciones locales con anestésicos y corticoides, rehabilitación, manipulación de la zona, etc. Los pacientes con síntomas intratables deberían ser remitidos a un especialista con experiencia en el manejo del dolor coxígeo. En estos casos, se pueden intentar las inyecciones con anestésicos locales o con glucocorticoides añadidos antes de plantear intervenciones más agresivas.

La extirpación quirúrgica del coxis (cocciguectomía) es el último recurso de que disponemos. En esta intervención quirúrgica se extirpa el coxis (últimas vértebras de la columna vertebral) justo por la parte más próximal de la articulación sacro-coxígea (entre el sacro y el coxis), evitando el recto, que está justo al lado, y dejando el periostio (la parte más superficial del hueso) y los ligamentos de la zona intactos.

Diversos estudios muestran que la mayoría de los pacientes que son sometidos a esta intervención refieren alivio del dolor aunque existe cierta controversia sobre la magnitud de la eficacia de esta técnica, tal vez debido a la selección de los pacientes.

Las posibles complicaciones de esta intervención incluyen infección de la herida y, con menos frecuencia, daño rectal e incontinencia fecal.

Cordialmente,
Dr. Salvador Pertusa Martínez.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales