Corticoides: efectos secundarios

Pregunta

Estimado doctor, tuve una leve parálisis facial del lado derecho hace 3 meses y fui tratado con corticoides. Me siento algo hinchado y he ganado unos 7 kg; mi estilo de vida no ha cambiado. ¿Podría deberse al tratamiento con corticoides? De ser así, ¿cómo puedo recuperar mi anterior estado -creo que retengo líquidos? Le agradezco sinceramente su respuesta, y reciba un cordial saludo.

Respuesta

Por lo que usted refiere, tuvo una parálisis facial, que requirió tratamiento con esteroides inyectables hace ya 3 meses.

La sospecha que usted apunta a que los esteroides (prednisona, metilprednisolona, etc.) puedan haberle provocado un incremento de peso sería coherente si dicho tratamiento se mantuviese en dosis apreciables, por la vía oral o intramuscular durante un tiempo prolongado (más de una semana al menos).

Razón: los esteroides, también llamados glucocorticoides, son sustancias que ejercen los mismos efectos metabólicos (o parte de ellos) que una hormona de nuestro organismo denominada cortisol.

Esta hormona, que es secretada por las glándulas suprarrenales, ejerce una actividad metabólica en situaciones de enfermedad del organismo (estrés biológico) que tiene como finalidad liberar más glucosa y aminoácidos a la sangre, procedentes de los tejidos (músculo, hígado, etc.), con objeto de que el organismo disponga de materias primas suficientes para sintetizar proteínas o generar energía sin restricciones.

Como parte de esa actividad, el cortisol también estimula el 'sacrificio' de determinadas células del sistema inmunológico, por lo que tiene un efecto limitador de la inmunidad celular, es decir, su efecto sostenido conlleva la disminución de las defensas.

Estos efectos de los glucocorticoides pueden ser muy beneficiosos durante un tiempo concreto, corto, en multitud de enfermedades y por ello los esteroides se utilizan en un gran número de trastornos, como por ejemplo la parálisis facial que usted comenta.

Sin embargo, cuando se sostiene excesivo tiempo la acción de los esteroides tiende, por un lado, a provocar la inhibición permanente de las glándulas suprarrenales, haciendo que éstas no secreten cortisol y provocando una dependencia de esteroides; y por otro lado acarrean efectos indeseables, como son básicamente: acumulación de tejido graso en tronco y cuello, adelgazamiento de extremidades por atrofia muscular generalizada, osteoporosis, edemas (retención de líquidos), irritación gástrica y/o úlcera gastroduodenal y disminución de las defensas (con mayor predisposición a infecciones.)

La aparición de estos efectos adversos es tanto más probable cuanto más dosis y mayor duración tenga el tratamiento. Por este motivo los tratamientos con esteroides se intentan siempre limitar al tiempo más corto posible, o si es necesario prolongarlos, se procura reducir la dosis a lo mínimo indispensable.

En su caso, el efecto de ganancia de peso y retención de líquidos podría achacarse al tratamiento recibido si éste continuase, o si lo hubiera recibido durante algunas semanas, en cuyo caso, tales trastornos acabarían disolviéndose en el tiempo poco a poco, sin que sea preciso tomar ninguna medida especial al respecto. En caso de que el tratamiento no se hubiera administrado por tiempo prolongado, sería aconsejable entonces consultar esta cuestión con su médico para intentar descubrir la causa.

Cordialmente,
Dr. Alfonso J. Santiago Marí.


¿Le ha parecido interesante?

4 votos, media: 4.50 sobre 5

Comparta en Redes Sociales