Corioamnionitis

Pregunta

Hace un mes perdí un embarazo de 18 semanas. El diagnóstico de la placenta dio como resultado corioamnionitis. Quisiera saber cómo pude haber contraído esa infección, epecialmente si los cultivos de sangre, orina y flujo que me hicieron en la clínica antes de perder al bebé, dieron negativo. ¿Puedo tener alguna infección que no presente síntomas en mí y que haya complicado mi embarazo? ¿Debo hacer algún análisis especial antes de buscar otro embarazo? Debo aclarar que no tuve más fiebre luego de perder el embarazo y no he tenido ardor al orinar ni flujo extraño. Con respecto al HPV, lo tuve hace 9 años y entonces me trataron con criocirugía. ¿Puede esto haberme traído algún problema? ¿Se puede repetir esta complicación en otro embarazo? Gracias.

Respuesta

Gracias por tu consulta a NetDoctor. Durante la gestación, el moco cervical y las membranas ovulares forman una importante barrera que separa al feto y al líquido amniótico, estériles, del canal vaginal, cargado de bacterias, por lo que casi nunca se observan gérmenes en el líquido amniótico antes del parto.

La corioamnionitis es una infección de las membranas ovulares, de la placenta y del líquido amniótico. Se presenta en el 0.5%-10% de todos los embarazos, pero es mucho más común en los partos prematuros. Se han establecido tres vías de infección:

-Vía ascendente, es decir, los gérmenes pasan o ascienden desde la vagina hasta el útero infectando el líquido amniótico. Es la más frecuente. Se produce en los casos de rotura prematura de membranas.
-Vía hematógena, es decir, a través de la sangre.
-Tras procedimientos obstétricos invasivos, como amniocentesis, cerclaje cervical, etc.

La corioamnionitis suele estar producida por varios gérmenes, con predominio de los gérmenes que forman parte de la flora normal del tracto genital femenino. También pueden estar implicados gérmenes del tracto intestinal que colonizan la vagina, como uno llamado Escherichia coli, Streptococos del grupo B y otros de transmisión sexual como a la Chlamydia trachomatis, Mycoplasmas, etc.

La mayoría de las veces la corioamnionitis se produce tras la persistencia de la rotura de la bolsa amniótica durante un largo período, lo cual permite el ascenso de microorganismos vaginales al interior del útero. Pero en ocasiones se produce este ascenso de gérmenes sin rotura previa de las membranas amnióticas. Esto da lugar a la aparición de contracciones que desencadenarán el parto.

La corioamnionitis puede ser:

-Clínica, es decir, manifestarse por la aparición de fiebre materna, taquicardia, líquido amniótico maloliente, etc.
-Histológica. Es la aparición de un infiltrado de leucocitos o glóbulos blancos en las membranas fetales y placa corial (partes de la placenta), sin que aparezca la sintomatología antes mencionada. A mi juicio y por los datos que me proporcionas, tú tuviste este tipo de infección ya que no presentaste fiebre ni ningún otro síntoma.

Las mujeres que han tenido un episodio previo de corioamnionitis deben de tener más cuidado en los futuros embarazos puesto que presentan más riesgo de volver a presentar otro episodio similar (aunque no necesariamente). El papel del obstetra en su prevención consistirá en realizar cultivos de orina y vagina, investigaciones para descartar infección por Chlamydia y Mycoplasma, y cultivo del recto para descartar infección por Streptococos del grupo B. También se tratará de identificar en futuros embarazos la aparición de amenaza de parto pretérmino (aparición de contracciones antes de la fecha prevista de parto) y de rotura prematura de membranas.

Respecto a la infección por el virus HPV que tuviste hace 9 años, puedes estar tranquila, que no ha tenido nada que ver con esta desgraciada pérdida de embarazo. Lo único que debes hacer, a mi juicio, es realizarte una citología vaginal todos los años para controlarte.

Cordialmente,
Dra. Ana Palacios Marqués.


¿Le ha parecido interesante?

4 votos, media: 3 sobre 5

Comparta en Redes Sociales