Colesterol preocupante

Pregunta

Tengo un colesterol total de 219, con el LDL en 150 y el "bueno" en 56. Sé que no es demasiado malo, pero me preocupa porque mi familia paterna es hipercolesterolémica (mi padre toma 40mg/dia de estatinas y aun así tenía recientemente un total de 338mg/dL). Debería empezar a cuidarme ¿en qué medida? Temo que un régimen alimenticio no sirva para nada, es endógeno con toda seguridad. ¿Qué hago, a los 21 años? Fumo una cajetilla diaria.

Respuesta

Con esos antecedentes familiares, lo primero que habría que establecer es si verdaderamente se trata de una hipercolesterolemia familiar ya que ésta tiene sus peculiaridades y su tratamiento.

En efecto, las cifras que nos envía no son muy preocupantes de momento, pero es usted una paciente muy joven. Lo más probable es que, si tiene un origen genético, familiar, vayan ascendiendo progresivamente y precisen tratamiento médico con fármacos en el futuro. En definitiva, la hipercolesterolemia es un factor de riesgo y no una enfermedad en sí misma.

Por ello, es muy importante iniciar desde ya medidas no farmacológicas, estilos de vida saludables, como una dieta sana, preferiblemente una dieta mediterránea, aunque si es familiar, no tenga un papel muy destacado.

La práctica de un ejercicio físico regular también es muy saludable y adecuada en estos casos.

Dejar de fumar es una medida encarecidamente recomendable dado que se trata de uno de los factores de riesgo cardiovascular más importantes que conocemos y especialmente dañino cuando se asocia a otros como la hipercolesterolemia.

Aconsejaría consultar con su médico de familia para seguimiento estrecho y tomar la decisión de iniciar tratamiento médico con fármacos cuando los niveles de colesterol no se controlen adecuadamente con las medidas propuestas o exista mayor riesgo cardiovascular.

De todas formas, las mujeres jóvenes disponen de hormonas sexuales femeninas que ejercen un papel protector en estos casos. El problema suele acentuarse a partir de la menopausia cuando esas hormonas dejan de producirse.

Cordialmente,
Dr. Salvador Pertusa Martínez.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales