Cinitaprida (Blaston)

Pregunta

Desde hace unos 4 años tomo Blaston y siento que mis movimientos y capacidad de reacción son más lentos, me siento más torpe y parada. ¿Tiene que ver algo con este medicamento? ¿Qué efectos secundarios me puede producir a largo plazo, puesto que cuando lo dejo de tomar las molestias se agravan?

Respuesta

La cinitaprida pertenece al grupo de las Benzamidas. Se trata de un agente procinético y su actividad principal, por tanto, consiste en favorecer el sentido ortodrómico intestinal, es decir, estimula el funcionamiento ordenado del músculo liso del intestino y consigue que el tubo digestivo realice una mejor peristalsis (movimientos involuntarios propios del intestino para propulsar el bolo alimenticio y/o fecal hacia adelante), por explicárselo de la manera más sencilla.

Su acción reside en la estimulación de unos receptores denominados serotoninérgicos (los que habitualmente responden cuando son activados por una sustancia natural del organismo denominada Serotonina). Este tipo de receptores tienen como respuesta precisamente el estimular la contracción en sentido progresivo del músculo liso intestinal.

Cabe aclarar que la cinitaprida, así como la cisaprida, y a diferencia de la metoclopramida, no posee actividad antiemética apreciable (inhibición de las náuseas o ganas de vomitar).

El uso de este fármaco se justifica precisamente para beneficiarse de sus dos principales efectos (favorecimiento del sentido ortodrómico de la peristalsis y aumento de la contracción del esfínter esofágico inferior) de manera que es muy útil ante cuadros intestinales en los que haya 'pereza gastro-intestinal' (estreñimiento, gastroparesia -dificultad para el vaciado del estómago- pseudo-obstrucción intestinal crónica, neuropatía...), 'funcionamiento desordenado del intestino' (colon espástico) o debilidad del esfínter esofágico inferior (reflujo gastro-esofágico.)

Los efectos adversos más destacables de la cinitaprida, que en realidad no son muy frecuentes, se relacionan con el exceso de su actividad (retortijones abdominales o diarrea principalmente) aunque también puede producir dolor de cabeza y mareos. Otro efecto por el que se ha restringido algo el uso tan común que se hacía antes de este fármaco, es el del retraso de la actividad eléctrica del corazón (alargamiento del intervalo QT del latido cardiaco) lo que puede generar arritmias cardiacas que en algún caso han llegado a ser graves, pero se trata de un efecto adverso de muy escasa frecuencia.

La cinitaprida en algunos casos aislados puede provocar también cierta sedación y somnolencia así como reacciones neurológicas denominadas extrapiramidales (cuando se manejan dosis excesivas). Este tipo de efectos adversos consisten en trastornos muy diversos de la coordinación motora, que serían prolijos de explicar.

De acuerdo a lo que le he comentado, es enormemente arriesgado atribuir a la cinitaprida su sensación de torpeza y lentitud de movimientos, pero no es completamente descartable puesto que este fármaco puede producir reacciones extrapiramidales. Además, a veces, aunque no se esté tomando más dosis de un determinado fármaco, su nivel en sangre o su actividad farmacológica pueden incrementarse por otras circunstancias (mezcla con otros fármacos o alcohol, problemas hepáticos o renales, etc.).

Mi consejo final es que consulte con un neurólogo la posibilidad de que la cinitaprida le esté produciendo alteraciones extrapiramidales y con un especialista de aparato digestivo la posibilidad de modificar el tratamiento. La cisaprida o el tegaserod, por ejemplo, son buenas alternativas terapéuticas, de eficacia muy similar a la de la cinitaprida en el problema digestivo que usted comenta que padece, y no parecen producir con la misma frecuencia reacciones extrapiramidales como sí puede provocar la cinitaprida.

Cordialmente,
Dr. Alfonso Santiago Marí.


¿Le ha parecido interesante?

50 votos, media: 4.42 sobre 5

Comparta en Redes Sociales